Oasis Labs busca proteger tu privacidad en la nube

0

Dawn Song, una profesora de Ciencias de la Computación en la Universidad de Berkeley, es fanática de la informática en la nube. Song, de igual manera, cree que esta necesita un importante replanteamiento. “La nube y el Internet han cambiado nuestras vidas fundamentalmente para bien”, dijo. “Pero tienen serios problemas con respecto a la seguridad y la privacidad, ya que los usuarios y las empresas no tienen completamente el control de sus datos”.

La subcontratación de almacenamiento y procesamiento de datos a través de Internet le ha dado a las compañías una nueva flexibilidad; y a los consumidores, el poder de realizar viajes, encontrar fechas y socializar desde su teléfono. Pero estas tecnologías también han permitido el robo de datos, la exposición de nuestros perfiles o nuestras vidas privadas y las nuevas formas de manipulación en elecciones.

Song dice que su emprendimiento, Oasis Labs, puede reducir algunos de esos problemas con la ayuda de la tecnología blockchain para asegurar un registro criptográfico inspirado en Bitcoin. Oasis alacanzó un capital de US$45 millones a finales de octubre de 2018, el cual proviene de grandes financiamientos de Silicon Valley e inversionistas de criptomonedas. Song y uno de sus cofundadores ya han probado algunas de sus ideas ayudando a instalar nuevas garantías de privacidad en Uber, cuyo pasado problemático incluye incidentes de seguridad.

En 2014, Uber fue sacudido por acusaciones acerca de que los ejecutivos y empleados espiaban los movimientos de sus clientes, usando herramientas como un mapa denominado “God View”. Dos años después, la compañía tuvo que resolver un juicio con el Fiscal General del Estado de Nueva York y prometió proteger los datos de ubicación de los pasajeros. Oasis creció a partir de un proyecto de 2017, en el que Song y dos estudiantes de posgrado, uno de los cuales se convirtió en cofundador, ayudó a Uber a agregar una red de seguridad de privacidad más sofisticada.

Los investigadores de Berkeley ayudaron a construir e implementar una herramienta de código abierto que limita la cantidad de empleados que pueden indagar acerca de sus clientes al analizar la informacion de los usuarios. Se basa en una técnica llamada privacidad diferencial, diseñada para proteger la identidad de las personas incluso cuando los datos han sido ingresados como anónimos. Apple también utiliza la herramienta para recopilar datos de iPhones sin poner en riesgo la privacidad de sus clientes.

En el sistema de Uber, los empleados pueden consultar una base de datos, por ejemplo, para resumir los viajes recientes en un área en particular. Por detrás, los algoritmos evalúan el riesgo de que la solicitud filtre información sobre individuos e inyectan ruido aleatorio en los datos para neutralizar ese riesgo. Si los empleados de Uber consultan sobre viajes recientes en una ciudad grande, poco o ningún ruido se activaría; si buscan una ubicación específica, digamos la Casa Blanca, se agregaría mucha más aleatoriedad para ocultar rastros que podrían exponer datos sensibles de ciertos individuos.

El software de privacidad diferencial de Uber no utiliza blockchain; Song dice que los sistemas de privacidad y seguridad pueden ser mucho más fuertes si utilizarían esta tecnología. Por ahora, debemos confiar en la palabra de Uber de que la compañía ha implementado su sistema de privacidad diferencial correctamente.

Mira también: Integridad de datos gracias a blockchain 

Song también afirma que las compañías que construyen sistemas de privacidad o seguridad conectados a la blockchain de Oasis Labs podrán obtener garantías criptográficas entre sí, o entregarlas a sus clientes, de que sus sistemas están haciendo lo que ofrecieron. Ella describe a Oasis Labs como un intento de proporcionar la infraestructura de seguridad y privacidad de la que carece la nube y el Internet, por la cual todos hemos pagado un precio.

La plataforma de Oasis Labs también tiene la capacidad de albergar contratos inteligentes que pueden mediar en las transacciones entre diferentes personas o compañías. Eso lo hace similar a Ethereum, la segunda blockchain más popular y valiosa. Pero la cadena de bloques de Oasis Labs está diseñada específicamente para permitir aplicaciones de seguridad y se basa en la investigación de Berkeley que Song dice que hace que el sistema sea más escalable y práctico que las redes existentes.

Song dice que su compañía está hablando con organizaciones encargadas de salud, finanzas y comercio electrónico con la esperanza de hacer uso de la plataforma Oasis cuando se lance completamente en 2019. Una gran empresa de comercio electrónico está interesada en crear controles de privacidad internos como los de Uber y compartir más datos de la cadena de valor con sus socios, a la vez de proteger su información comercial sensible. Otro proyecto es construir un sistema para que los pacientes de salud donen datos médicos para la investigación en Machine Learning (algoritmos que hacen ensayos de pruebas y errores para auto aprender).

La tecnología de Oasis se utilizará para asegurar que los datos de los pacientes no se puedan desviar para otros usos. Para las personas que son ultra-paranóicos, Oasis planea integrar su software con un chip de seguridad de código abierto que se encuentra en proceso de desarrollo por Berkeley y MIT. Es bastante similar al chip que se utiliza para garantizar la seguridad del iPhone y para proteger contratos inteligentes contra el uso indebido de datos.

Oasis Labs está entrando en el juego en un momento en que los proyectos blockchain tienen algunos problemas de credibilidad. Según el portal CB Insights, el valor total de todas las criptomonedas se estima en más de US$250 mil millones y muchos inversionistas han invertido más de mil millones en nuevas empresas blockchain hasta 2017. Pero las criptomonedas aún no son ampliamente utilizadas y están plagadas de estafadores y ladrones. Los usuarios tienen la percepción que existe poca seguridad en el sistema y muchos de los proyectos corporativos de Blockchain han proporcionado más promoción mediática y expectativas que tecnología práctica.

Song dice que la promoción mediática en torno a las cadenas de bloques y los riesgos que han tomado algunos devotos distraen la atención de una legítima oportunidad de rehacer los fundamentos de cómo las computadoras nos ayudan en nuestro día a día. Christian Catalini, un profesor de la Escuela de Administracion del MIT, dice que Song no es la única pensadora que se siente de esta manera. “Ha llegado más talento de las Universidades y se han estado moviendo en el mercado. Es una nueva tendencia,” aseveró.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Johns Hopkins y MIT están contribuyendo al desarrollo de ZCash, una criptomoneda diseñada para ofrecer transacciones digitales totalmente anónimas, algo que no es el fuerte de Bitcoin. JP Morgan se está asociando con el proyecto, argumentando que el anonimato podría ayudar a las empresas a mantener sus finanzas más privadas. El año pasado, profesores de la Universidad de Cornell y Northwestern lanzaron un emprendimiento llamado BloXroute Labs para hacer que las criptomonedas sean más escalables, un problema que ha plagado a Bitcoin y Ethereum.

Mira también: Las pruebas de cero conocimiento y la privacidad de Zcash 

Catalini cree que los profesionales entusiastas de la tecnología blockchain podrían ayudar a hacer realidad los sueños de la industria. Es probable que no todos los proyectos financiados, que van desde esfuerzos para ofrecer seguros a contratos marítimos hasta criptoactivos para combatir el cambio climático, sean un éxito. Catalini dice que “la gran mayoría de estos proyectos fracasarán, pero en términos de experimentación tecnológica extrema, la gente explora en muchas opciones diferentes y eso es bueno para la sociedad a largo plazo”.

La versión original de este artículo escrito por Tom Simonite se publicó en  Wired

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Héctor Ruilova en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.