WB21: del mejor banco digital del mundo al mayor fraude

1

A finales de octubre de 2018, hice una transferencia internacional desde mi cuenta en dólares del neobank World Bank 21 (WB21) hacia mi cuenta del BBVA Continental en Perú. El dinero no aparece hasta el momento y, tanto el banco emisor como el receptor, no han sabido decirme dónde están los fondos.

Conforme ha pasado el tiempo, en función de evidencia reunida, estoy plenamente seguro de que este problema tiene que ver únicamente con el banco emisor: WB21. A continuación, relataré lo que ha ocurrido en esta amarga experiencia.

Al cabo de unos pocos días de no haber recibido los fondos en la cuenta de destino, procedí a comunicarme con cada una de las partes. (Estoy acostumbrado a lidiar con los bancos y su ineptitud, porque durante 15 años tuve una empresa de comercio exterior.) Escribí un correo electrónico a BBVA Continental detallando los pormenores de la transacción y publiqué un reclamo en su sitio web. Su respuesta decía que han sido incapaces de rastrear la transacción y que me sugieren hablar directamente con WB21.

World Bank 21: ¿el mejor banco digital del mundo?

De acuerdo con su sitio web, WB21 es un banco digital que permite la apertura de cuentas bancarias a ciudadanos de 180 países en 28 monedas —dólares, euros, dólares canadienses, yenes, rublos, francos suizos, rupias, reales brasileños, pesos argentinos y colombianos, entre otras—. Ofrece una banca sin fronteras más accesible, rápida y económica que la banca tradicional. Y, dice tener oficinas de representación comercial y asistencia al cliente en ocho ciudades alrededor del mundo: Singapur, Londres, Moscú, Dubai, Toronto, Hong Kong, Shanghai y São Paulo.

Por sí misma, la idea es vanguardista: un banco global al que casi cualquier ciudadano del mundo tiene acceso vía Internet y puede abrir cuentas en diferentes divisas casi instantáneamente. No requiere hacer filas, trámites engorrosos, traslados ni esperar varios días para saber si la solicitud ha sido aprobada.

No obstante, lo que particularmente me llamó la atención es que dentro de la misma plataforma web de WB21 se podía comprar y vender bitcoin con dinero fiduciario y transferir esos fondos a cualquier banco a través de SWIFT, un sistema de mensajería y pagos internacionales. De hecho, la propuesta resulta muy atractiva para cualquier persona que forma parte del mundo de las criptomonedas.

Además, la imagen que proyecta WB21 en sus diversos canales es la de una compañía sumamente exitosa que está innovando profundamente la industria financiera. Se ve que cuenta con una base de seguidores —y seguramente clientes— en constante crecimiento y que ha recibido numerosos premios a nivel internacional.

Sin embargo, un artículo publicado en el blog de neotas.com indica que la presencia de WB21 en las redes sociales es razón suficiente para alertar a clientes e inversionistas. A pesar de sus decenas de miles de seguidores en Twitter e Instagram, por ejemplo, la interacción con sus publicaciones es baja. Esto hace pensar que la mayoría de sus seguidores son falsos. Asimismo, un número reducido de medios externos replica el supuesto éxito de la compañía, basándose en información generada por la misma empresa, lo que parece ser solamente un elaborado plan de marketing y relaciones públicas para encontrar incautos y estafarlos.

En realidad, ¡WB21 es el mayor fraude!

He intentado comunicarme con WB21 mediante todos los recursos a mi alcance —llamadas telefónicas internacionales, correos electrónicos, mensajes por Twitter, Facebook, Instagram, LinkedIn— para saber qué pasó con mi dinero y si algún día lo voy a recuperar. En lugar de obtener una respuesta concreta y definitiva a mi inquietud, WB21 me bloqueó en todos sus canales de atención al cliente por pretender que mi reclamo sea escuchado.

Uno de mis últimos intentos fue contactarme con uno de los trabajadores de WB21 por medio de LinkedIn para hablar con personas de verdad, contarles sobre mi caso y solicitar asistencia. Como resultado, me enteré de manera extraoficial que el banco está cerrado. Otro funcionario (o exfuncionario) con el que conversé se ofreció a ayudarme a recuperar mi dinero y me pidió mi correo electrónico para permanecer en contacto.

Hasta el momento en que fue escrito este artículo, WB21 no ha hecho un anuncio oficial sobre su cierre en ninguno de sus canales digitales ni tampoco ha emitido comunicados en respuesta a los varios artículos que sugieren que se trata de una estafa.

Mientras tanto, presenté un reclamo por escrito a la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS, por sus siglas en inglés), dado que la página de contacto del neobank solamente muestra una dirección física en esta ciudad. Una semana después, me respondió que no tenía competencia para tratar el asunto, por lo que debía emitir la denuncia ante la policía de Singapur.

La contestación de esta segunda instancia fue que, al ser extranjero, el debido proceso era acudir primero a la policía de mi país, quien luego se comunicaría con esta. Ingenuamente, pensé que podía lograr algo positivo acercándome a las autoridades, cuando en el fondo estaba consciente de que poco o nada pueden hacer, más aún cuando el afectado es un extranjero.

El caso de WB21 podría demostrar que la regulación aún no está donde debe estar. Se podría argumentar que incluso la regulación más fuerte no hará que los bancos y sus clientes sean inmunes al fraude. – Jeremy Berger, COO de Arival Bank

También investigué en Internet para saber qué ocurrido con el banco. Empecé a creer que se trataba de una estafa masiva, donde el único fin de la plataforma había sido captar dinero y huir. Al parecer, no estoy del todo equivocado, aunque todavía queda mucho por dislumbrar. En mi búsqueda, encontré publicaciones de Fintech Futures y Fintech Ranking con fecha del 2 de octubre que hacen referencia a una demanda presentada por la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (SEC) en contra de uno de los fundadores del banco, Michael Gastauer.

La demanda civil acusa al también CEO de WB21 por instigar la venta fraudulenta de acciones que equivalen a 165 millones de dólares. El documento completo de la demanda se encuentra en el sitio web de la SEC. Es una larga historia, pero en pocas palabras, la SEC dice que no existe ningún imperio bancario. WB21 y su innovadora tecnología de pagos internacionales rápidos y económicos fue utilizada únicamente para ocultar las identidades de ciertos clientes y cometer una estafa masiva.

Una fuente que contactó a Fintech Futures dice que dos empresas perdieron 2 millones de dólares al utilizar el servicio de transferencias de WB21. La fuente no quiso revelar su identidad, pero sí reveló los nombres de las dos compañías afectadas que, al parecer, son legítimas.

WB21 está reteniendo fondos sin explicación o contacto alguno. No se han realizado transferencias de WB21 a terceros. Imposible retirar fondos de las cuentas de WB21. ¡Estafa, estafa, estafa!. – Fuente anónima de Fintech Futures

Precisamente esto es lo que me ha sucedido, sospecho que la transferencia que hice el 24 de octubre de 2018 nunca se efectuó y que WB21 —o alguno de los bancos intermediarios con los que trabaja— está reteniendo mis fondos.

Gastauer, además, posee un largo historial de problemas judiciales. En 2010, un tribunal suizo lo acusó de fraude y falsificación. Al mismo tiempo, una empresa británica de apuestas, Sportingbet, lo demandó en Londres por presuntamente robarle millones de libras esterlinas a través de Apax, una plataforma de procesamiento de pagos. A pesar de estos inconvenientes, Gastauer fundó WB21 en el año 2014 en Londres. En septiembre de 2016, traslada su sede a Berlín, debido a la incertidumbre que causó el Brexit.

Toda esta situación no deja de sorprenderme y decepcionarme profundamente, he encontrado demasiados comentarios negativos sobre WB21 en las redes sociales que me hacen pensar de que efectivamente se trata de una estafa. Sin embargo, no puedo asegurar de que los representantes de WB21 son responsables de algún delito; seguramente, lo sabremos con el paso del tiempo.

Sinceramente, me siento como un tonto por haber confiado en las atractivas promesas de WB21 y haber depositado mi dinero en esta institución de dudosa procedencia. Soy un entusiasta y defensor de tecnologías descentralizadas que ofrecen eliminar la participación de intermediarios entre las transacciones de personas, precisamente para eliminar el riesgo de cualquier eventualidad como la que me ha sucedido.

No me queda más que asumir esta situación como una lección de vida más para examinar profundamente una compañía antes de depositar mi dinero. Es lamentable decir que no debo ser una persona tan confiada, pero es la realidad.

¿Qué es un neobank?
La neobanca surgió hace aproximadamente cinco años, específicamente en el Reino Unido a través del surgimiento de empresas Fintech como Monzo y Atom Bank. En breves términos, un neobank es un nuevo tipo de banco digital que funciona sin sucursales físicas, sus servicios son prestados a través de canales digitales exclusivamente. Es una idea bastante atractiva y revolucionaria, indudablemente. Estos bancos están reinventando las prácticas y los procesos asociados con la poco innovadora banca tradicional.
¿Cómo funciona un neobank?
Estos bancos funcionan a través de aplicaciones digitales que facilitan la administración de cuentas y sus servicios relacionados como tarjetas de crédito o débito. En cierta medida, los neobanks aún siguen dependiendo de la infraestructura de los bancos tradicionales para funcionar porque estos son los que cuentan con las licencias de operación exigidas por las leyes de diferentes jurisdicciones. Al tratarse de bancos totalmente digitales (sin sucursales físicas), sus sistemas son 100 % nuevos. Esto quiere decir que los neobanks no actúan como interfaces digitales de un banco tradicional, sino que son bancos por derecho propio, a pesar de que están muy poco regulados.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!
1 Comment
  1. Rafael says

    El ciudadano de a pie para estar indefenso ante los estafadores organizados, que lastima, por eso el scam a través de internet es un cuento de nunca acabar, saludos.

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.