7 formas en que blockchain modificará la jurisprudencia

Está tecnología está detrás de la metamorfosis que el derecho pronto experimentará

0

Las cadenas de bloques ya están cambiando procesos legales en distintas maneras y, sobretodo, desafiando la validez del sistema jurídico vigente. Mientras que algunos desarrolladores crean soluciones que reemplazan la actividad de intermediarios en el sector de la jurisprudencia, varios analistas legales discuten cómo aplicar la ley en el caso de las cadenas de bloques.

A continuación, vamos a explorar la manera en que la tecnología blockchain cambiará el ejercicio legal en la aplicación de la ley y en distintos aspectos que conllevan implicaciones legales: los contratos inteligentes, actos corporativos, casos civiles y penales, documentos notariales, propiedad intelectual,  títulos de propiedad y registros públicos.

1. Prevalencia del derecho internacional

La esencia de la tecnología blockchain es la descentralización y la distribución del poder, por lo que funcionan con redes de pares (p2p) y no tienen una ubicación física definida. Esto ha provocado un importante debate en el entorno jurídico acerca de cómo regularla y la normativa de qué jurisdicción —territorio geográfico donde un Estado tiene la atribución de aplicar y hacer cumplir la ley— utilizar en caso de controversias.

Además, los participantes (llamados nodos) gozan de anonimato o pseudoanonimato, por ende, se desconoce su identidad real, su nacionalidad o lugar de residencia. De acuerdo a Víctor Manuel García, autor de El conflicto entre Blockchain y jurisidicción, una solución apropiada para establecer la jurisdicción aplicable a la cadena de bloques sería la de celebrar tratados internacionales.

2. Contratos inteligentes y ricardianos

Los contratos inteligentes y ricardianos no son lo mismo, a pesar de tener varias similitudes y ser interesantes alternativas para los contratos tradicionales. Si bien es posible implementar un contrato ricardiano como un contrato inteligente, no todos los contratos ricardianos son contratos inteligentes; y, del mismo modo, no todos los contratos inteligentes son ricardianos.

Por un lado, los contratos inteligentes son autónomos, descentralizados y autosuficientes. Sus términos se escriben en código y se ejecutan automáticamente cuando se cumplen los criterios establecidos en la escritura. Residen en cadenas de bloques descentralizadas e inmutables —como Ethereum, NEO, NEM, Stellar, Lisk, Cardano, EOS, Qtum, Waves— y, con estos, muchos de los servicios prestados por intermediarios —incluso los agentes y notarios— ya no son necesarios.

Por otro lado, los contratos ricardianos son acuerdos digitales que estipulan los términos y condiciones de una interacción entre dos o más partes y que están firmados y verificados criptográficamente. A diferencia de un contrato inteligente, estos son legibles tanto para las personas como para las máquinas, porque combina el lenguaje informático con el lenguaje humano.

Este tipo de contratos tiene varias ventajas con respecto a su adopción, puesto que su formato permite que sea auditable, requiere la firma digital de las partes y no se limita a órdenes preestablecidas e inmutables, como es el caso de los contratos inteligentes. En un futuro cercano, es posible que utilicemos formas híbridas de contratos ricardianos e inteligentes que se acoplen de mejor manera a nuestras necesidades.

Mira también: Contratos ricardianos vs. contratos inteligentes

3. Actos corporativos

En agosto de 2017, entró en vigencia una ley estatal en Delaware que permite a las corporaciones registrar accionistas y otros asuntos corporativos en blockchain. Este estado incorpora a más del 60% de las compañías Fortune 500, por lo que su respaldo a esta tecnología es representativo.

De forma similar, Wyoming ha aprobado cinco proyectos de ley relacionados con la cadena de bloques. Este acercamiento demuestra su intención de posicionarse como una jurisdicción amigable con blockchain y dar la bienvenida a las empresas que estén interesadas en desarrollar esta tecnología. Para lograr estos objetivos se ha creado la Coalición Blockchain de Wyoming.

Mira también: Un refugio para las cadenas de bloques: en defensa de Wyoming

En resumen, el libro contable distribuido resulta una valiosa alternativa para el registro de actos corporativos debido a la agilidad y seguridad con la que se almacena la información. El abogado John Mark Zeberkiewicz lo explica de la siguiente manera: “Piense en lo que es una corporación: en cierto nivel, una corporación es su historial. En última instancia, cada transacción y documento corporativo podría grabarse en la cadena de bloques, creando un registro inmutable de todos los actos corporativos”. 

3. Justicia civil y penal

Las cadenas de bloques ofrecen una gran solución para la gestión oportuna, segura y eficiente de los archivos que respaldan los casos judiciales civiles y penales. Los registros almacenados en una cadena de bloques pueden compartirse entre todos los participantes del sistema sin el temor de que su seguridad e integridad se vean comprometidas.

Los cambios en el estado legal de un acusado serían documentados y notificados instantáneamente, de modo que los diferentes actores involucrados —testigos, víctimas, abogados, público, fiscales, etcétera— podrían mantenerse al tanto de estos cambios y del curso de los casos en tiempo real, sin intermediarios.

Los registros imprecisos, desactualizados o falsificados pueden hacer que una persona sea acusada y encarcelada indebidamente y por más tiempo. Tal es el problema actual que, una encuesta llevada a cabo en Estados Unidos reveló que el 55% de los usuarios (víctimas y testigos) del sistema legal penal dijo que evitaría a toda costa volver a utilizar los servicios del sistema.

4. Notarización de documentos

Existen ya algunas empresas como Stampery, Stampd, Certo.legal y Blocksign que utilizan la cadena de bloques para ofrecer servicios notariales. El uso de estos servicios puede proporcionar una prueba de la existencia de un documento en un momento dado a través de un hash criptográfico único e irrepetible que se enlaza con la información registrada en la cadena de bloques. Si el contenido del documento cambia, también lo hace el hash, invalidando el registro.

5. Propiedad intelectual

Con la llegada de Internet, mantener y hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual se ha convertido en una hazaña casi imposible. La obra intelectual de artistas, autores e inventores, nunca antes ha enfrentado tanto peligro.

La cadena de bloques puede proporcionar prueba de creación o existencia a través del registro de cualquier tipo de contenido al que se le asigna un sello de tiempo y se encuentra relacionado con un hash criptográfico. Esta información almacenada en una blockchain podría servir de evidencia legal ante un tribunal.

Las cadenas de bloques, sin embargo, no impiden el uso no autorizado de obras amparadas por derechos de autor o propiedad intelectual, tampoco certifican su propiedad. Por lo tanto, la intervención de un abogado seguirá siendo fundamental para resolver cualquier tipo de controversia.

La gestión de la propiedad intelectual puede hacerse más sencilla a través de la programación y ejecución de contratos inteligentes que establecen, por ejemplo, los términos de venta, distribución y licencia de los derechos de autor. Las licencias pueden ejecutarse automáticamente y los creadores pueden recibir pagos por el uso de sus obras en tiempo real.

Mira también: ¿Qué pasará con la propiedad intelectual?

6. Registros de propiedad

La información de propiedad generalmente se gestiona por una entidad gubernamental que mantiene los registros desactualizados y el acceso restringido. Además, el almacenamiento centralizado de los datos incrementa la oportunidad de que ocurran fraudes y robos.

Al aplicar la cadena de bloques a los registros de propiedad, la información se almacena en redes distribuidas que no dependen de intermediarios ni de una entidad central. La información sería resistente a manipulaciones y, como resultado, confiable por sí misma. Estaría siempre actualizada y podría ser auditada directamente por los interesados en tiempo real.

Las cadenas de bloques también pueden mejorar el proceso de compra y venta de una propiedad al mantener registros de títulos precisos e inmediatos. En 2016, el condado de Cook, Illinois, lanzó un programa piloto para transferir y rastrear títulos de propiedad. El 30 de mayo de 2017, el condado emitió su informe final, declarando que se había utilizado blockchain con éxito para diseñar un flujo de compra y venta de bienes raíces. Cada parcela de terreno tenía una página de destino con su historia que funcionaba como referencia de propiedad digital.

Del mismo modo, las transacciones de compra y venta pueden convertirse en un proceso eficiente y seguro. La información financiera puede compartirse de forma segura con las partes interesadas y los fondos no se liberan hasta que la transacción se complete oficialmente.

Un caso de éxito en el uso de esta tecnología es el registro de tierras de Dubai. Su objetivo es tener todas las propiedades de este emirato en blockchain dentro de dos o tres años. La medida es parte de la «Estrategia Blockchain de Dubai», que pretende registrar todos los documentos del gobierno en blockchain para 2020.

Mira también: Dubai crea primer tribunal blockchain del mundo

7. Registros públicos

Parte del trabajo de los gobiernos es recopilar y almacenar una enorme cantidad de información para servir de mejor manera a los ciudadanos. Mucha de esta información todavía se guarda en papel, a pesar de que el almacenamiento digital ya no es algo nuevo.

En lugar de generar confianza, la gestión de los registros físicos es ineficiente y riesgosa: toma mucho tiempo, genera altos costos, aumenta la probabilidad de cometer errores y compromete seriamente nuestra seguridad e integridad.

En consecuecia, es magnífico que los gobiernos empiecen a estudiar las aplicaciones de las cadenas de bloques —sistemas inmutables, distribuidos, neutrales, abiertos y resistentes a la censura— para la gestión de los datos públicos relacionados a la identidad, la salud, la propiedad y otros. Sin duda, su implementación hará que los registros públicos sean más confiables, oportunos, transparentes y seguros, libres de toda manipulación.

Blockchain es la tecnología más innovadora y prometedora que ha surgido desde la llegada del Internet. Se espera que esta ayude a la transformación de muchas instituciones públicas y privadas. Como no puede ser de otra manera, la jurisprudencia tiene mucho que ver en el funcionamiento de todas estas organizaciones.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.