La utilidad de los contratos inteligentes en la construcción

Las cadenas de bloques ofrecen soluciones disruptivas para la industria

0

¿Existe algún sector donde la destrucción creativa —concepto desarrollado por Joseph Schumpeter— no se haya ganado espacio a lo largo de la historia? La respuesta es no y mucho menos en el siglo XXI.

No obstante, las industrias con más carga regulatoria son las más renuentes al cambio y la innovación. Este es el caso de la construcción, considerada lenta para implementar reformas en los procesos o productos, por su deber de garantizar estructuras sólidas, materiales resistentes y el cumplimiento de estándares.

Al ocuparse de la fabricación y construcción de nuestra medio de refugio, los participantes de esta industria asumen una responsabilidad extremadamente grande. El sistema actual, sin embargo, no ha logrado crear soluciones efectivas en torno a la confianza y verificación del trabajo.

La tecnología blockchain promete mejorar este aspecto en el sector de la construcción, donde se reúnen varios equipos de trabajo y profesionales para diseñar y dar forma a los proyectos. La industria ya ha presenciado cambios en cuanto al uso de nuevas tecnologías, a la apertura para colaborar y a nuevas ideas que han potenciado mano de obra y tiempo invertidos. Pero la utilización de las cadenas de bloques, en particular su aplicación en contratos inteligentes, plantea una etapa altamente disruptiva y un futuro mucho más libre y transparente.

Los contratos inteligentes son programas de computadora que funcionan bajo el principio si / entonces. Por ejemplo, si un trabajador ha pintado la pared, entonces solicita que se la inspeccione. Si la persona responsable de inspeccionar el trabajo está de acuerdo con la calidad, entonces el pintor recibe su pago. Los contratos inteligentes se pueden usar para cada uno de estos escenarios si / entonces, al mismo tiempo que se registran en una blockchain como transacciones y se pueden garantizar pagos con criptomonedas.

Mira también: Contratos ricardianos vs. contratos inteligentes

Los contratos de construcción tienen varias funciones, tales como pagar al contratista principal, hacer cambios luego de la entrega de un proyecto, solicitar reparación de daños y facilitar resolución de disputas. Todo esto podría administrarse mediante contratos inteligentes.

Estos, además, son acuerdos directos entre el cliente y los distintos proveedores —diseñadores, arquitectos, fiscalizadores, distribuidores y fabricantes de productos—, lo cual reduce intermediarios y costos asociados. El diseño sucederá de la misma manera.

En efecto, sería posible comprar los materiales directamente a la fábrica y contratar personas solamente para la mano de obra, ya sea como empleados temporales o como prestadores de servicios ocasionales. Esto último resulta un alivio especialmente en las jurisdicciones donde el mercado laboral está sumamente regulado y, por consecuencia, es muy rígido.

Como se mencionó antes, al implementar contratos inteligentes, también se genera un respaldo de la información sobre todas las transacciones y participantes que están involucrados en el proceso. Este registro almacenado en la cadena de bloques podría reducir la carga administrativa en la presentación de informes, las responsabilidades de monitoreo y la transferencia de riesgos.

Con blockchain, el propietario tendría una billetera del proyecto que almacenaría los fondos destinados al mismo. Una vez que se complete e inspeccione una etapa del proyecto, el pago se transferiría automáticamente a la persona indicada. De esta manera, se agilizaría todos los procesos y se transparentaría todos los datos del proyecto para el propietario, los proveedores y los reguladores.

Mira también: Blockchain y la nueva era de la industria inmobiliaria. Programador explica. 

Este escenario es solo el comienzo de una importante transformación si se implementan cadenas de bloques y contratos inteligentes adecuadamente dentro de la industria de la construcción. No olvidemos que blockchain, así como todas las tecnologías, es tan solo una herramienta a disposición de los individuos y nosotros somos quienes decidimos cómo queremos que funcione y qué queremos alcanzar con ella.

Las cadenas de bloques reducirán la necesidad de regulaciones excesivas, extensas burocracias en gobiernos locales, intermediarios y subcontratistas, entre otras cosas. Las cadenas de bloques también facilitarán un ambiente más resistente a fraudes y corrupción dentro de la construcción. Por todo esto, habrá personas en contra de la innovación, en contra de perder sus negocios o empleos, en contra de perder su poder dentro del sector; y hay que procurar que la aplicación de blockchain sea la más idónea.

Esto se logra incentivando la participación de los distintos actores del sector de la construcción, fomentando la educación sobre blockchain y criptomonedas en cada uno de ellos y dando apertura a los mercados para eliminar el clientelismo y dar paso a una economía donde los consumidores sean los reales reguladores de la construcción y quienes comercien en esta industria.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Max Vega en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.