Por qué hacer tokens a la información médica

Blockchain ofrece una posible solución al actual sistema fallido de salud

0

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 3.8 mil millones de personas carecen de servicios esenciales de salud. Para 100 millones de personas a nivel mundial, el costo de la salud los empuja a vivir por debajo de la línea de la pobreza extrema, con menos de $1.90 al día.

Los detalles de cómo implementar de mejor manera todos los elementos de una estructura de salud pública sigue siendo un tema de debate y es indudable que demasiados sistemas alrededor del mundo combaten contra la falta de acceso, los altos costos o ambos problemas.

Estados Unidos gasta aproximadamente el 20% de su PIB en este sector económico, es decir, alrededor de 3 billones de dólares al año. A pesar del enorme gasto, los resultados del sector de la salud son sólo regulares y un sinnúmero de estadounidenses se ven agobiados por deudas causadas por los gastos médicos.

Según un estudio reciente, más de la mitad de todos los pacientes de cáncer “experimentaron la pérdida de su hogar, declaración de banca rota, pérdida de independencia y el desmoronamiento de sus relaciones”.

Las finanzas juegan evidentemente un rol central en la asistencia médica.

En los países en vías de desarrollo, su función es determinar la barrera de quienes pueden recibir asistencia básica. En los países desarrollados, en cambio, es la habilidad individual de pagar por medicamentos y el acceso a los tratamientos de punta. Para los investigadores, representa la fuente para realizar cuidadosamente experimentos controlados.

Sin embargo, el dinero por sí mismo no es la solución directa a los problemas de salud.

Cuando Steve Jobs fue diagnosticado con cáncer al páncreas, tuvo a su disposición el mejor equipo en el mundo de investigadores y médicos. A pesar del chequeo genómico de su tumor que costó 100 mil dólares y el régimen médico hecho cuidadosamente a la medida, su equipo y él no fueron capaces de vencer a la enfermedad.

Él, siempre pionero incluso en su batalla contra el cáncer, ayudó al surgimiento de un nuevo movimiento, la medicina personalizada.

Según el Instituto Nacional de la Salud (NIH por sus siglas en inglés), la medicina personalizada es una forma de medicina que usa la información de los genes, las proteínas y el medioambiente de cada persona para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades. En esencia, la idea es que mientras más información se posee en general y para cada persona en específico, la probabilidad de un resultado más efectivo es mayor.

Mientras algunas personas analizan y registran meticulosa y conscientemente todos las variables posibles, con el uso de aparatos como los anillos de Oura y Fitbits y exámenes genéticos costosos, incluso aquellos sin reparos en su salud pueden contribuir con información útil para los investigadores.

Compañías como HIT Foundation (Trazabilidad de la Información de la Salud) basada en Suiza quieren usar esa información para mejorar el acceso al cuidado, reducir los costos de la salud y empoderar a los pacientes al almacenar la información de la salud en forma de tokens en la plataforma de blockchain NEM.

En este intercambio, los pacientes que deseen digitalizar la información sobre su salud serían recompensados por permitir a los investigadores tener acceso a su información anonimizada.

Acceso mejorado

En los países en vías de desarrollo con altos índices de pobreza, convertir en tokens la información sobre la salud puede convertirse en una forma de ingreso universal.

Elizabeth Chee, COO de la HIT Foundation, mira un futuro donde los gobiernos puedan proveer “pagos” a los ciudadanos a cambio de su información individual sobre su salud.

En este escenario, las dos partes se beneficiarían ya que el gobierno y sus investigadores recibirían información valiosa sobre sus ciudadanos y la gente obtendría el cuidado médico que de otra manera no podría costearse con tan sólo vender su información.

Menores costos de la asistencia médica

La digitalización de la información sobre la salud puede –al hacerla disponible públicamente en un formato anónimo– reducir los costos de la asistencia médica de las siguientes maneras.

La primera y más obvia forma es la compensación económica que las personas recibirían por vender su información personal a empresas interesadas.

Sin embargo, esto tendría el efecto secundario beneficioso de incentivar a los pacientes a agregar y controlar su propia información. [Nota: una cadena de bloques es una base de datos ineficiente, por lo tanto, la blockchain NEM de HIT sólo contendría una clave pública de usuario, dependería del usuario si desea almacenar su información privada].

Según Arcun Tanju, el CEO de Affinity Home Care:

Convertir en tokens esta información motiva y permite a adultos mayores a ser parte de la red digital de la salud y los ayuda a estar más involucrados y aprender más sobre su salud a través de su propia información.

Dado que la medicina es al final la colaboración entre el paciente y el proveedor, el tener un paciente más informado y comprometido puede llevar a mejores resultados.

Además, al tener a cada paciente en control de su historia médica completa, en lugar de tenerla esparcida en varios sistemas de salud y registros electrónicos, los proveedores pueden obtener rápida y confiablemente valiosa información sobre el paciente de una fuente central.

Esto puede reducir el número de errores médicos como la documentación errónea de las interacciones de medicamentos, que sigue siendo una gran causa de muerte.

Otra forma en la que este proceso puede reducir los costos de la asistencia médica es a través del incremento de la información sobre salud y su personalización. A medida que la información crece sobre una enfermedad específica, los médicos e investigadores pueden combatirla mejor.

Count Me In es un aliado de Emerson Collective – la compañía de investigación de la viuda de Steve Jobs, Laurene Powell Jobs – para compartir la investigación sobre el cáncer.

Por ejemplo, la organización Count Me In, permite a los pacientes de cáncer enviar su información médica –incluyendo sangre, saliva y muestras de tumores– a una base de datos pública a la que cualquier investigador puede acceder. Según un artículo reciente en la revista Time:

Las muestras son entonces secuenciadas genéticamente y la historia médica de los pacientes (incluyendo el tratamiento y su eficacia) se traslada a una base de datos anónima. Esta información es invaluable para los científicos que la pueden usar para encontrar patrones y eventualmente ayudar a entender cómo funciona el cáncer –y más importante, desarrollar nuevas drogas para tratarlo–.

Si bien esto existe para aquellos con cáncer en una pequeña escala (5.500 personas hasta el momento, con una meta de 100.000 en los próximos años), el objetivo es que se dé este tipo de colaboraciones a nivel mundial. No sólo tendrían acceso los investigadores a una explosión de información, sino que nuestro entendimiento colectivo de la enfermedad y el bienestar se expandirían significativamente.

Entonces, en lugar de agendar múltiples visitas a varios doctores, intentando y fallando con diferentes medicamentos, en menos citas, pero más precisas, el paciente y su doctor podrían llegar a un plan de tratamiento basado en la biometría y genética individual.

¿El modelo correcto?

La idea de tokenizar la información de la salud es emocionante con el potencial de combatir la pobreza, tratar de mejor manera las enfermedades y reducir el costo de la asistencia médica. Sin embargo, ¿es el mejor método para alcanzar estas metas?

Por un lado, el modelo de HIT otorga valor monetario real y tangible a los pacientes que entregan su información.

Pero por el otro, si la meta es mejorar la colaboración y todos los investigadores deberían tener acceso a esa información, la pregunta se vuelve: ¿quién es responsable por pagar a los pacientes por su información? Y si los investigadores pueden acceder tan sólo a la información por la que pagan, ¿es ese sistema fragmentado algo de lo que queremos ser parte?

Es refrescante ver a Chee, COO de HIT, reconocer esas preocupaciones:

A pesar de que blockchain puede no ser la panacea para cualquier reto de la asistencia médica, ciertamente tiene un potencial tremendo en la democratización de la propiedad a través de una aproximación descentralizada.

La versión en inglés se publicó originalmente en CryptoSlate.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Daniel Hidrobo en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.