Cómo los carteles pueden controlar EOS, parte 1

Esto podría amenazar significativamente su supervivencia en el ecosistema blockchain

0

Existe evidencia acerca de que un grupo pequeño de mineros controla toda la red de EOS. Estos productores de bloques tienen el poder de censurar transacciones y fichar individuos, asegurando la permanencia de su dominio. Si los integrantes de este grupo están confabulando, tal como se especula actualmente, es posible que tomen el control del protocolo de EOS y lo manejen a su antojo.

Esta aseveración es la última entre una serie de noticias controversiales que involucran a EOS. El retraso en el lanzamiento de la plataforma y el descubrimiento de errores graves en el protocolo ya han generado fuerte críticas de Block.one y el director de tecnología Daniel Larimer.

Antecedentes sobre EOS

La plataforma EOS surgió como un contrincante importante en 2017 cuando Ethereum atravesaba serios problemas. En ese tiempo, Ethereum tenía inconvenientes de escalabilidad y experimentaba tarifas altas y largos tiempos de transacción. EOS fue, entonces, aclamado como la panacea para estos problemas.

EOS es el hijo intelectual del emprendedor serial Daniel Larimer. Antes de EOS, Larimer ya ha alcanzado un record exitoso de proyectos blockchain. Empezando por el intercambio descentralizado BitShares en 2014 y la red social basada en cadena de bloques Steemit en 2016, Larimer se dispuso a desarrollar el protocolo de EOS a inicios de 2017. Los primeros tokens EOS se ofrecieron al público en junio del mismo año.

Durante la oferta inicial de moneda (ICO), la plataforma EOS recaudó una sorprendente cifra de US$4 mil millones con la venta de sus tokens. 

Sin embargo, luego de la histórica recaudación, el proyecto no alcanzó las expectativas del público. Ahora EOS está rodeado de controversias, incluyendo varias demoras de lanzamiento, vulnerabilidades críticas en el código y un nuevo escándalo que conmociona a Block.one.

Guardianes de EOS

Para comprender cómo está centralizado el poder en EOS, en primer lugar, es necesario entender cómo está estructurada la red de EOS. En resumen, las partes que validan las transacciones y ejecutan el software subyacente de EOS se llaman “productores de bloques” —tambien conocidos como mineros en otras cadenas de bloques—.

Estos productores de bloques administran servidores industriales gigantescos que operan la mayoría del poder computacional utilizado por la red EOS.

En total, solo 21 cuentas son seleccionadas como productores de bloques. Este número fue escogido como un mecanismo para descentralizar la red, crear redundancia en caso de que falle el servidor y generar competencia entre mineros si uno de ellos actúa de mala fe. La locación y la identidad de estos servidores se mantienen anónimos para protegerlos de ataques informáticos.

Las participaciones en la minería

Para incentivar la participación como productor de bloques, aquellos que son seleccionados reciben una recompensa representativa en tokens EOS. Anualmente, más de 10 millones de EOS —que ahora equivalen a US$52 millones— se distribuyen entre los mineros.

Adicional al incentivo financiero, los productores de bloques también reciben un enorme poder en la red EOS mediante tres responsabilidades específicas:

  1. Votar para actualizar y mejorar el protocolo
  2. Neutralizar código malicioso de contratos inteligentes
  3. Congelar cuentas que violen las leyes de gobernanza de EOS

Competencia en actividades complementarias

Más allá de los 21 productores de bloques, también hay un amplio número de partes que complementa su labor. A parte de los mineros, las 101 cuentas con más tokens EOS son designadas como productores de bloques en espera.

Tanto los productores como los participantes en espera tienen un rol clave en el modelo de consenso de EOS, la prueba de participación delegada (DPoS) por dos razones: 1) generan presión en caso de que los productores de bloques sean negligentes o corruptos, y 2) actúan como un mecanismo de tolerancia de fallos. Si un minero no produce un bloque durante 24 horas, el productor de bloques en espera debe tomar la posta para la siguiente votación.

Financieramente, los productores de bloques en espera son recompensados con 75% del total de las comisiones y el otro 25% va a los 21 productores de bloques vigentes.

¿Cómo se selecciona a los productores de bloques?

El modelo de votación que utiliza EOS se denomina delegated proof of stake o prueba de participación delegada. En este sistema de consenso, los participantes usan sus tokens para seleccionar hasta 30 cuentas de su preferencia para ser mineros. Cada una de esas cuentas reciben un voto igual al número total de tokens que posee el elector. Cada 126 segundos, los votos son reevaluados para generar el próximo grupo de productores de bloques y productores de bloques en espera.

La votación es el mecanismo subyaciente en la inmutabilidad y fiabilidad de EOS. Idealmente, los productores de bloques maliciosos son rechazados y reemplazados con mineros confiables. 

El lado desagradable de la democracia

Desafortunadamente, el sistema depende de que una gran parte de la comunidad participe en las votaciones, lo cual no sucede. Solo una fracción pequeña de los poseedores de EOS termina participando en la toma de decisiones.

De acuerdo a las cifras de EOS Authority, solamente 39.000 cuentas votaron en la elección más reciente, muchas de las cuales pueden ser cuentas duplicadas que pertenezcan a los mismos individuos.

El votante promedio tiene alrededor de 6.700 EOS (US$35.000). Cada uno de los productores de bloques recibieron en algún momento entre 2.000 y 20.000 votos. En total, únicamente 25% de todos los tokens EOS en circulación se han utilizado para votar. 

Sin embargo, dado que los productores de bloques son elegidos usando tokens EOS, hay un fuerte incentivo a poseer tokens para votar por ellos mismos. Asimismo, resulta prudente para estos productores de bloques solicitar votos a otros mineros actuales, porque tienden a tener cantidades significativas de tokens. Esta práctica también fortalece la posición de los productores de bloques titulares.

Gobernanza por los más ricos

La alta concentración de tokens en EOS es alarmante. Según las estadísticas de Etherscan, las 100 cuentas EOS con más fondos poseen en conjunto el 75% de los 1 mil millones de tokens circulantes. El top 10 de las cuentas posee el 50% de los tokens.

A pesar de que la constitución de EOS no permite tener más del 10% de la oferta de tokens —este es oportunamente el porcentaje de tokens que posee Block.one—, las concentraciones por debajo del 10% siguen siendo peligrosas para la estabilidad del ecosistema. Además, es imposible de controlar que se cumpla con el límite del 10%, puesto que las cuentas se crean de manera anónima.

En este momento, el valor mínimo para convertirse en un productor de bloques es 92 millones de tokens. Debido a la concentración de tokens, algunas cuentas pueden asegurar su posición como un productor de bloques sin necesitar de mucho apoyo o comprando el voto de una o dos cuentas. Ese comportamiento podría negar la habilidad de la plataforma para mantener una gestión responsable que castigue a los participantes maliciosos.

En la segunda parte de este artículo, se menciona cómo los productores de bloques podrían destruir EOS, tomando en cuenta las vulnerabilidades mencionadas. 

La versión original escrita en inglés por Mitchell Moos se publicó en CryptoSlate.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Paz Gómez en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.