Utopías del futuro en un mundo blockchain

Varios proyectos basados en criptomonedas surgen en la tierra y el mar

0

Las dos iniciativas creadas sobre cadenas de bloques, que se exponen a continuación, están equipadas con tecnología sostenible y esbozan una posible imagen de cómo se verá el planeta en el futuro.

En tierra: Bitcointopia en Nevada

El periodico local The Nevada Independent, informó en julio que Bitcointopia Inc. compró varias parcelas de tierra en Nevada a inicios de este año. El objetivo de la compañía es desarrollar una ciudad experimental en las afueras de Elko que sea operada con criptomonedas.

Diseñada luego del plan original de Walt Disney para el parque temático Epcot, el sitio web de la compañía promete edificios con estética moderna de vidrio y arquitectura clásica que incorporen tecnología blockchain e inteligencia artificial. La ciudad proyectada supuestamente incorporará taxis voladores y un Hyperloop. También, incluirá sistemas para producción y consumo de energías renovables.

Creánme, entiendo lo loco que suena. Bitcointopia es un experimento. El gobierno de Estados Unidos era un experimento. – Morgan Rockoons, líder del proyecto.

Actualmente, la compañía está vendiendo terrenos de un acre a 0.5 bitcoins y casas prefabricadas con containers entre 2 y 5 bitcoins, dependiendo del tamaño y los materiales. El sitio web anima a los residentes a establecer negocios de vestimenta, comida y tecnologia que continúen fortaleciendo el ecosistema bitcoin.

En mar: La isla autónoma de seasteads

Seasteading Institute, fundado en 2008 por el inversor Peter Thiel y el ingeniero de software de Google Patri Friedman, ha presentado un avance significativo este año con su primer proyecto: una isla artificial con 300 casa frente a la costa de la Polinesia francesa.

En 2016, el instituto inició una alianza con el archipiélago del Pacífico sur, luego de que las regulaciones de las Naciones Unidas afecten al progreso de su proyecto. El acceso a cable de fibra óptica en la isla y su vulnerabilidad ante niveles crecientes del mar la hizo el lugar perfecto para implementar el experimento de una isla hecha por el hombre que opere de manera autónoma.

Con un costo estimado de US$600 millones, el instituto ha estado recolectando dinero por medio de la oferta inicial de moneda Varyon, la criptomoneda oficial de la utopía flotante. Se espera que Varyon sea necesaria para adquirir seasteads —viviendas permanentes en el mar— y la residencia en la isla.

El ambicioso proyecto tiene una fecha anticipada de entrega en el 2022. La sostenibilidad es un elemento crucial, puesto que cuenta con planes de acuicultura que permitirán a los residentes producir su propio alimento, cultivando plantas y mariscos en el agua. La isla también usará energía solar y sistemas de filtro y reutilización del agua.

El actual presidente del instituto, Joe Quirk, compartió su motivación atrás del proyecto y las metas a futuro con Business Insider:

Las islas flotantes resuelven dos grandes problemas en el mundo: cambio del nivel del mar y falta de innovación en modelos de governanza… Estaremos viviendo en los mares mucho antes de que estemos viviendo en Marte.

Ahora le sigue Puertopia

Luego de la devastación que dejó el Huracán María en 2017, la isla caribeña de Puerto Rico ha recibido un flujo importante de criptomillonarios que buscan instalar “Sol” —una utopía moderna basada en tecnología blockchain y criptomonedas—.

Los incentivos tributarios han hecho de Puerto Rico un sitio ideal para quienes quieren proteger sus fortunas en criptomonedas. Mientras tanto, los isleños presentan diversas reacciones ante la llegada de esta élite adinerada —algunos puertoricenses temen que la isla se convierta en un destino predilecto para el criptocolonialismo.

¿Qué opinas sobre estas iniciativas futurísticas basadas en blockchain? ¡Déjanos tus comentarios!

La versión original en inglés escrita por Stephen Webb se publicó en Bitcoinist.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Paz Gómez en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.