Alimentos de alta tecnología que comeremos pronto

0

Es probable que, en menos de lo que canta un gallo, nuestros alimentos cotidianos contengan tanta tecnología como nuestro teléfono inteligente. Existen iniciativas privadas que se dedican a la creación de alimentos conceptuales que podrán ser vistos en las perchas de los supermercados pronto.

Parecería que este tipo de alimentos pertenecen a la ciencia ficción, sin embargo, algunos de ellos ya pueden ser adquiridos en la actualidad.

Alimentos de alta tecnología que comeremos pronto

AnalyzeMe

Es una píldora inteligente que, cuando la ingerimos, identifica y registra nuestro microbioma gastrointestinal —que es muy específico de cada persona—. Dicho de otra manera, el microbioma son las bacterias que se encuentran en nuestro sistema digestivo y, con base a esta información, nos da sugerencias en cuanto a la dieta que más nos conviene para llevar una vida saludable. Los datos se transmiten desde nuestro estómago hacia un dispositivo móvil a través de la red celular 5G.

Se dice que hay más bacterias en nuestro intestino que estrellas en la galaxia. Dada esta abundancia, existen algunas teorías en el campo de la microbiología que afirman que estos microbios —que nos han acompañado desde que surgieron los primeros humanos— son capaces de influenciar y eventualmente controlar nuestras vidas de maneras sorprendentes: ayudarnos a conseguir pareja, definir nuestro estado de ánimo, determinar si somos delgados u obesos —las bacterias controlan los depósitos de grasa corporal— e incluso modifican nuestro genoma.

Existe un viejísimo dicho que reza «somos los que comemos». Pues la sabiduría popular tendría una vez más la razón, dado que se cree que las bacterias juegan un rol primordial en los alimentos que nos gustan y los que no. Además, son responsables de muchas de las características biológicas que nos definen.

Productos CRISPR

CRISPR es una técnica de edición de genes que puede emplearse para prevenir defectos de nacimiento, proteger especies en peligro de extinción y muchas otras aplicaciones. Los científicos están creando champiñones que no se oxidan, granos de soya resistentes a la sequía y papas con diferentes texturas y sabores. Esta técnica «enciende» o «apaga» los genes de los organismos con el fin de permitir o evitar la expresión de cierta característica.

Carne cultivada en laboratorio

A través del uso de ciertas técnicas de propagación celular en combinación con impresoras 3D, va a ser posible «imprimir» varios tipos de carne en el laboratorio, inicialmente, y luego en casa. Esta tecnología permitiría reducir el gran impacto ambiental que causan la crianza intensiva de especies para la industria cárnica.

Por ejemplo, se podría producir sopa de aletas de tiburón —considerada un manjar en China— sin la necesidad de tener que sacrificar millones de tiburones. En su lugar, se «imprimirán» las aletas en un laboratorio, las que tendrán exactamente las mismas características que una verdadera aleta de tiburón.

Policultivos

Teniendo en cuenta que los monocultivos desgastan rápidamente los suelos, es de esperar que en un futuro los agricultores empezarán a realizar rotación de cultivos —esta técnica no es nueva, pero en la agricultura a gran escala casi no se emplea— con el fin de preservar la calidad de los suelos e incrementar el rendimiento de los cultivos que producen. Esto podría dar origen a productos hechos de un sinnúmero de ingredientes producidos de manera sustentable como, por ejemplo, pastas, cuscús, polenta y harinas hechas de una mezcla de trigo, fréjol, calabaza, maíz e insectos.

Sí, insectos. Desde hace tiempo se ha venido investigando el potencial de los insectos como una fuente importante de proteínas que podrían ayudar a combatir el hambre en el mundo. De hecho, en muchísimos países, el consumo de insectos forma parte de la dieta normal: saltamontes, grillos y hormigas en México; termitas en muchos países de África; tarántulas, hormigas y larvas en la Amazonía; grillos, saltamontes, escorpiones, gusanos de seda y cucarachas en Tailandia; catzos (escarabajos) blancos y chontacuros (larvas de escarabajo de una palma) en Ecuador.

Alimentos y bebidas blockchain

La tecnología de la cadena de bloques, que permite el funcionamiento de Bitcoin, y que tiene una infinidad de aplicaciones que van más allá del dinero, pronto revolucionará la producción de alimentos. Actualmente, existe un gran vacío de confianza entre el consumidor y la cadena de suministro agroalimentaria. Desconocemos casi por completo los ingredientes y los procesos involucrados en la fabricación de los alimentos que nos llevamos a la boca.

La tecnología ‘blockchain’ ayuda a conocer el recorrido exacto que hacen los alimentos y los procesos que sufren. Los datos van a revolucionar las cadenas de suministro. — Elpais.com

La trazabilidad blockchain podría ser aplicada con éxito para rastrear y registrar inmutablemente el ciclo de vida, las labores culturales y de crianza, el procesamiento, almacenamiento y transporte de cualquier producto de origen vegetal o animal a través del uso de diferentes tecnologías como redes celulares, hardaware y software, inteligencia artificial, drones, sensores y oráculos instalados en maquinaria. Toda la información registrada por estos medios se almacena en una cadena de bloques.

La información que se registra en una blockchain no puede ser manipulada, borrada o censurada, otorgándose a sí misma una dimensión de confianza y honestidad en la que no se requiere de la participación de intermediarios —autoridades u organismos certificadores— que verifiquen su autenticidad. El usuario puede hacerlo directamente en pocos segundos escaneando con su celular un código QR impreso en el empaque de los alimentos, incluso antes de comprarlos.

Imagen: Blockchain Life Solutions

Blockchain representa una manera extraordinaria de documentar la calidad de los alimentos, de acuerdo a palabras de Marco Esparza Montejo de Blockchain Life Solutions, empresa ítalo-peruana con presencia en Perú, Ecuador, Colombia, Chile, Bolivia y otros países de la región que se dedica al desarrollo e implementación de sistemas inmutables de trazabilidad basados en blockchain. En Perú y otros países de Latinoamérica, ya se está trazando con éxito pisco, aguacates, vino, fibra de alpaca, carne Angus, pescado y otros productos agroindustriales a través de iniciativas como la de esta empresa.

Desde el punto de vista de la rendición de cuentas, este «seguimiento de precisión» podría hacer que los agricultores cumplan con las normativas de calidad, inocuidad y seguridad alimentaria y salud pública que afirman cumplir, pero que no lo hacen, en muchos casos no por negligencia, sino por limitaciones tecnológicas.

Hay tantas partes involucradas, más de 30 diferentes partes [actores de la cadena de suministro] tocan un contenedor, y solo esperan que cada cual comunique la información que le corresponde. – Christiaan Sluijs, CFO de T-mining.

La globalización de los mercados ha hecho que las cadenas de suministro sean más extensas y mientras más largas son éstas se incrementa el riesgo de errores de buena fe, fraudes y estafas. Existe toda una red internacional de adulteración y falsificación de alimentos que genera miles de millones de dólares al año.

Rastrear la cadena de suministro es una tarea extremadamente compleja. Blockchain nos puede dar una idea transparente y honesta de dónde provienen nuestros alimentos.

Gracias a la cadena de bloques tendremos acceso a información transparente y en tiempo real que nos permitirá decidir qué alimentos adquirimos en función de nuestros gustos y de nuestros valores o principios éticos. Por otro lado, los diversos actores de la cadena de suministro se verán obligados a transparentar sus procesos y a ser honestos frente a las autoridades y al consumidor.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.