Plasma: una solución a la escalabilidad de Ethereum

0

Plasma es un sistema para mejorar la escalabilidad de la blockchain de Ethereum. Vitalik Buterin, y Joseph Poon son sus creadores. Plasma fue desarrollado con el fin de facilitar un mercado descentralizado para que los usuarios puedan llevar la implementación de Ethereum hacia aplicaciones más cotidianas.

Hasta el momento, Ethereum puede procesar aproximadamente 15 transacciones por segundo, que sigue siendo una capacidad relativamente pequeña. La razón es que todo nodo en la red Ethereum tiene que procesar cada transacción que está pasando por él y, dado que es un proceso de validación que requiere alta seguridad, hace que la blockchain solo sea tan rápida como sus nodos individuales.

Plasma promete permitirle a Ethereum ampliar su capacidad de procesamiento a miles o miles de millones de transacciones por segundo. La posibilidad de alcanzar este nivel de procesamiento acelerado se conoce como escalabilidad.

Plasma ramifica a la cadena de bloques en una red de distintas jerarquías, asemejándose a un árbol. Todo parte desde la blockchain principal de Ethereum denominada raíz o madre. Las blockchains de Plasma se ramifican desde la raíz hasta blockchains de segundo y tercer nivel, y son ellas las que facilitan las microtransacciones para procesarlas más rápido y más barato.

Las cadenas de bloques hijas pueden coexistir entre ellas y funcionar independientemente de la blockchain principal. Además, estas cadenas secundarias también podrían producir sus propias cadenas hijas, creando esencialmente numerosas blockchains ramificadas que están conectadas a la cadena principal. Ésto permite una expansión casi ilimitada de la capacidad de procesamiento y el almacenamiento de datos.

Dado que las operaciones en esas cadenas secundarias no tendrán que ser replicadas en toda la red principal, podrían gestionarse más rápido y reducir las tarifas de transacción. En pocas palabras, la idea de Plasma es permitir que la blockchain de Ethereum continúe manejando contratos inteligentes, mientras que solo almacena transacciones completas. Por lo tanto, Plasma es una solución para realizar transacciones fuera de la cadena, basándose en la blockchain subyacente de Etereum para garantizar alta seguridad.

Con los problemas de escabilidad actuales de Ethereum, la red no es ideal para realizar transacciones en gran volumen. Plasma alivia una gran cantidad de presión del cuello de botella de Ethereum, al permitir que las cadenas de bloques secundarias procesen la mayoría de los datos y el almacenamiento dentro de la red. Plasma, además, no reduce la seguridad de la cadena de bloques, puesto que los usuarios siempre pueden regresar sus activos a la cadena de bloques madre. Entonces, si hay un ataque en una cadena secundaria, solamente forzaría a que los usuarios la abandonen.

Plasma utiliza contratos inteligentes de EVM para asegurarse que los tiempos de ejecución de las blockchains hijas que no se disparen, manteniendo la precisión y la integridad de Ethereum. Los contratos inteligentes de Ethereum subyacen en la Máquina Virtual Ethereum (EVM) que permite la ejecución de aplicaciones descentralizadas, protegidas de forma segura contra el fraude, la censura y la interferencia de terceros. Los contratos inteligentes son transacciones con reglas, condiciones y pagos codificados en un intercambio entre las billeteras criptográficas de los usuarios.

Al descentralizar aún más el libro contable digital, Plasma facilita microtransacciones más eficientes y seguras. Los usuarios pueden ejecutar contratos inteligentes dentro de las cadenas de bloques secundarias sin tener que informar cada cambio de los estados de cuenta a la blockchain principal de Ethereum.

En términos de Vitalik Buterin, Plasma vendría a ser una solución de escalabilidad de estrato dos, porque no mejorará la blockchain en sí, sino que tomará la blockchain existente y creará una construcción que ofrece un mayor rendimiento.

Existe otra propuesta para optimizar la escalabilidad de Etherem, su nombre es Sharding. Se trata de una solución de escalabilidad de estrato uno, porque está diseñada para mejorar la blockchain actual. Sharding es una condición que divide la red en particiones más pequeñas llamadas fragmentos que tendrán su historial de transacciones independientes, y el rendimiento transaccional global será mayor porque el trabajo no tendrá que ser realizado por un solo nodo.

En definitiva, los dos estratos son complementarios. Vitalik explica que las mejoras de escalabilidad de las soluciones del estrato uno y del estrato dos eventualmente se multiplicarán entre sí. Tomando el ejemplo de Vitalik: si se agrega 100 de Sharding y 100 de Plasma, los dos juntos podrían generar una ganancia de escalabilidad de 10.000.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Max Vega en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.