Integridad de datos gracias a blockchain

0

En primera instancia, la tecnología de la cadena de bloques fue desarrollada para mejorar la integridad de Bitcoin. Sin embargo, a medida que esta criptodivisa se hizo más popular, también lo hizo su tecnología subyacente.

Esta tecnología es probablemente el desarrollo más significativo en tecnología de la información (TI) durante los últimos años, puesto que tiene el potencial de revolucionar la forma en que almacenamos los datos, concediéndoles una mayor seguridad y, por tanto, una mejor calidad y confianza.

Según una encuesta realizada por KPMG y Forrester, solo el 30% de los que toman las decisiones confían en los datos que genera su compañía.

Los datos almacenados en la nube pueden ser vulnerables a manipulaciones de buena y mala fe. Este problema de seguridad primordial ha disuadido a algunas industrias clave —particularmente aquellas fuertemente reguladas con respecto al movimiento y almacenamiento de información sensible— de trasladar sus operaciones de TI a la nube.

La adopción generalizada del IoT —Internet of Things, en inglés— también se ha visto obstaculizada por la necesidad de garantizar que los datos que fluyen hacia y desde los dispositivos IoT no se puedan corromper o manipular, lo que podría causar incidentes y accidentes.

Integridad de datos gracias a blockchain

La integridad de los datos es particularmente importante para toda empresa que custodia información sensible de todo tipo y que busca transparentar sus procesos productivos frente a los consumidores y a las autoridades. A través del uso de la tecnología predominante actual, es decir bases de datos cerradas y centralizadas, es muy difícil demostrar la fiabilidad de los datos que almacenan, porque son fácilmente manipulables. En otras palabras, estos datos pueden ser modificados o borrados a conveniencia.

En contraste, la cadena de bloques se presenta como una alternativa abierta y distribuida en la que los datos que contiene no pueden ser modificados, borrados o censurados sin el consenso de todos los participantes de la red, llamados nodos.

¿Cómo verificar los datos y preservar su integridad?

En las últimas décadas, las empresas han invertido importantes recursos en aumentar su capacidad de almacenamiento de datos, dejando de ser ésta una preocupación. Ahora, con tantos datos disponibles, se ha volcado la atención a otro tema: ¿cómo verificar los datos y preservar su integridad?

Este es un nuevo y gran desafío para la mayoría de las organizaciones, especialmente porque se alimentan de datos de múltiples fuentes. Incluso la información interna creada por sus sistemas de gestión de datos, así como la externa proveniente de instituciones gubernamentales, por ejemplo, pueden ser inexactos. Otras fuentes de información son aún menos confiables, es muy difícil determinar si los datos de las redes sociales son precisos o no.

La cadena de bloques, la tecnología que se creó para verificar y rastrear las transacciones de Bitcoin, se puede utilizar para este propósito. Un número creciente de empresas está utilizando esta tecnología para verificar y certificar sus datos, así como también para evitar fugas, robos y piratería de información.

Por ejemplo, en el cuidado de la salud, blockchain puede garantizar que se requieran múltiples firmas en cada nivel de acceso a los datos para evitar que se repitan los ataques de 2015, los cuales provocaron el robo de más de 100 millones de registros de pacientes.

Consenso sin confianza

Las cadenas de bloques públicas son fantásticas para lograr el consenso sin confianza —trustless, en inglés—. Sin embargo, son excesivamente lentas, costosas de implementar y difícilmente escalables, precisamente porque se requiere del consenso de todos los nodos participantes de la red informática para hacer cambios en el software.

Por otro lado, las diferentes Distributed Ledger Technologies (DLT), mal llamadas «blockchains privadas», son mucho más escalables, pero se requiere de la participación de intermediarios —quienes son los que ejecutan y operan una DLT—. En este caso, se pierden los principales atributos de una cadena de bloques: abierta, sin fronteras, distribuida, neutral y resistente a la censura. Todas estas características confieren a los datos almacenados en este sistema distribuido de una dimensión de confianza por sí mismos, sin la necesidad de la participación de un intermediario de buena fe que verifique su autenticidad.

A pesar de que la cadena de bloques ha sido principalmente usada para el desarrollo de criptomonedas, se están empezando a identificar nuevas aplicaciones de esta tecnología en muchos otros ámbitos. De hecho, ya está siendo utilizada para diversas actividades que quedan fuera del dominio de las criptodivisas. Aquí algunos ejemplos:

  • Las empresas financieras pueden valerse de la cadena de bloques para identificar movimientos sospechosos de dinero y alertar automáticamente a las autoridades;
  • Las compañías de seguros están utilizando blockchain para verificar la autenticidad de las reclamaciones de seguros;
  • Los autos inteligentes están usando blockchain para determinar la identidad del usuario y si este posee licencia de manejo o si ha bebido demasiado.

Los registros inmutables, las marcas de tiempo basadas en el consenso y la auditoría en tiempo real se encuentran entre los diferentes beneficios relacionados con la gestión y almacenamiento de datos en una cadena de bloques.

Una cuestión de transparencia

Hasta ahora, el análisis y verificación de datos en tiempo real era una ilusión, las instituciones financieras siempre han detectado transacciones fraudulentas de forma retroactiva. Dado que la cadena de bloques mantiene una base de datos histórica e inmutable de cada transacción, los bancos y otras organizaciones financieras pueden determinar patrones de transacciones fraudulentas en tiempo real, de ser el caso.

Blockchain también ha aumentado la transparencia en el análisis de datos. A diferencia de los sistemas actuales, la cadena de bloques está diseñada para rechazar cualquier entrada que se considere sospechosa o que no se pueda verificar.

Como resultado, por ejemplo, los analistas de datos del sector minorista pueden trabajar con datos transparentes y confiables que son completamente verificables. Esto significa que los patrones de comportamiento del cliente descubiertos mediante el análisis de estos datos serán mucho más precisos de lo que son hoy.

Los programas y datos en un blockchain son auditables porque son inmutables y permanentes, cronológicamente ordenados, se encuentran firmados digitalmente y están disponibles en una escala global. – Henning Diedrich

Las aplicaciones de la cadenas de bloques son innumerables, van mucho más allá del dinero. Cuéntame qué ideas se te ocurren en relación a nuevos ámbitos de aplicación de esta tecnología. La imaginación no tiene límites.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.