¿Qué podría significar la “descentralización” en el contexto de la ley?

0

El discurso sobre tokens de William Hinman, director de finanzas corporativas de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, ha estimulado —o quizás renovado— un debate sobre lo que realmente significa la “descentralización” en el contexto de la ley de valores y las criptomonedas.

Coin Center ha estado abogando fuertemente por un estándar de descentralización desde hace años, puesto que creemos que es, de hecho, más controlable que la “utilidad” o la “función”. También se dirige directamente tanto a la “empresa común” de Howey —si la corte encargada requiere que la agrupación de fondos invertidos encuentren elementos comunes horizontales— como a la iniciativa de “esfuerzos de terceros”.

Si la red está descentralizada, entonces, por definición, no se están reuniendo fondos para incentivar la innovación. Si yo compro un bitcoin de mi amigo que lo extrajo —asumiendo que es uno de varios mineros—, los fondos invertidos van a parar a mi amigo y no al promotor de la red: los fondos no se “agrupan” en toda la red.

Bajo el control del promotor o desarrollador, por lo tanto, no existe una empresa común (pero debemos tener en cuenta que algunos tribunales no requieren una propuesta en conjunto para demostrar una empresa común). Del mismo modo, si hay varias personas que desarrollan el software y alimenten la red, entonces no existe una sola persona o un grupo de personas afiliadas sobre cuyos esfuerzos gerenciales esenciales confíen los inversionistas.

Este es un argumento más fuerte que, centrarse en la “utilidad” del token, que simplemente proporciona un argumento para la “expectativa de las ganancias”. Anteriormente hemos escrito sobre esto, y específicamente con respecto al Ether.

¿Pero cuáles son los escenarios de la descentralización? ¿Dónde comienza y dónde termina?

Primero, debemos tomarnos un momento para reconocer que lo que los reguladores y los tribunales tratarán de determinar no es lo que se considera “descentralizado” en un sentido metafísico o incluso como una cuestión de informática, sino como un asunto legal bajo las leyes de los mercados de valores. Recibimos alguna indicación de cómo la gente en la SEC puede estar pensando en esto a partir de un detalle interesante en el discurso de Hinman: “La red en la que funciona Bitcoin es operativa y parece que se ha descentralizado durante algún tiempo e incluso tal vez desde el principio”.

En los inicios del Bitcoin había un desarrollador (o un pequeño grupo con el mismo seudónimo) y un minero. Ahora, ese es un nivel de “operacionalidad” que hace mucho sentido: usted podría haber instalado el software del cliente que Satoshi compartió en las listas de correo y recibir pagos de él en la red, minar en competencia con él y enviar pagos a otros. Debemos tener en cuenta que esto también es la diferencia fundamental entre un token que es meramente teórico y, por lo tanto ,ofrecido como pago por un esfuerzo de recaudación de fondos y un token que tiene un nuevo software real y una nueva red que lo respalda.

Ahora bien, lo que creemos que el director Hinman quiso decir al mencionar: “dejando de lado la recaudación de fondos que acompañó la creación de Ether”, es que la recaudación de fondos es un tema completamente diferente. Cualquiera que sugiera que Hinman haya declarado que todas las ICOs para tokens descentralizados no son valores, está ignorando una parte muy importante de su razonamiento —porque todas las ICO que conozco son exactamente ese tipo de sistema de recaudación de fondos—.

Pero, ¿qué pasa con el nivel de descentralización de Bitcoin en sus inicios? ¿Sólo un desarrollador y un minero? En realidad puede ser suficiente. Satoshi puede ser el único desarrollador y el único minero, pero el software que ha lanzado es de código abierto y el mecanismo de consenso está abierto para la participación activa con el hardware disponible.

En términos económicos, podemos pensar en Satoshi como un proveedor monopólico al principio.Pero en teoría, es un monopolio extremadamente controvertido, y en pocas palabras hubo muchas otras personas que contribuyeron con el código y el hash-power.

De hecho, Satoshi podría incluso desaparecer por completo y la red pudo haber continuado con una excelente discusión sobre la falta de confianza en el promotor. Creemos que este nivel de competencia —gracias al consenso abierto y al software de código abierto— debería ser suficiente para indicar la descentralización. Como corolario importante, para que este argumento se mantenga, también debemos suponer que el desarrollador no ha hecho ninguna promesa sobre ganancias o esfuerzos futuros en materiales de marketing exactamente como no lo hizo Satoshi.

La versión original en inglés escrita por Peter Van Valkenburgh se publicó en Coin Center:

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Héctor Ruilova en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.