El precio de Bitcoin cae, pero todavía devora gran cantidad de energía

0
El precio de Bitcoin está cayendo, desde un máximo de USD$19,500 en diciembre 2017 a $ 6,377 a inicios de julio 2018. El colapso se produjo un día después de que Wall Street obtuviera su propia corrección esperada por tanto tiempo. El promedio industrial del Dow Jones cayó un 4,6 por ciento el primer lunes de febrero, la peor caída de puntos para el índice en su historia.
Picos y caidas de Bitcoin durante el último año (CoinMarketCap)
Los crecientes precios de Bitcoin del año pasado generaron un gran frenesí de especulación, pero ahora los dueños de las monedas están desconcertados.Google prohibió los anuncios que promocionan Bitcoin y otras criptomonedas, mientras que los bancos como Citigroup, Bank of America, Capital One y Discover han detenido las compras de Bitcoin a crédito. Algunos entusiastas de Bitcoin y analistas del mercado creen que este es el comienzo de una verdadera crisis, incluido Nouriel Roubini, un profesor de la Universidad de Nueva York que es uno de los economistas más conocidos del mundo. Pero otros dicen que la caida actual es un evento estacional típico. La caída en el precio, sin embargo, no ha tenido un gran efecto en la cantidad masiva de energía que consume la red Bitcoin o sus emisiones. De hecho, hasta el lunes 9 de julio, según Digiconomist —el blog de análisis sobre Bitcoin de Alex de Vries— el consumo de electricidad de Bitcoin se elevó a un récord de 71,12 teravatios por hora.
(Digiconomist)
El consumo de la minería de Bitcoin no muestra signos de desaceleración, por lo que este año estaría superando la energía utilizada por todo Singapur, un país de 5,6 millones de habitantes. Esto lleva a que la tasa de emisiones de dióxido de carbono de Bitcoin llegue hasta 23,2 millones de toneladas métricas por año. Minar Bitcoins, es un proceso que consume mucha energía debido a toda la electricidad que se necesita para el procesamiento computacional. Alrededor del 80% de los costos de extracción se destinan a la electricidad. Ahora bien, debido a que a diferencia de las monedas convencionales, no existe un banco central o una moneda de cambio para Bitcoin que controle su valor. En cambio, la moneda se gestiona a través de un sistema de contabilidad distribuido conocido como blockchain, y su valor se rige exclusivamente por las fuerzas del mercado. Cada usuario de Bitcoin realiza transacciones en un libro público, pero como ese libro se distribuye a través de miles de computadoras, resulta tremendamente tedioso conciliar y verificar las transacciones en la red. Las transacciones se agrupan en bloques que requieren encontrar una clave criptográfica para verificar. Este proceso es como encontrar soluciones a problemas matemáticos complicados que se vuelven progresivamente más difíciles. Es un proceso competitivo, con un minero recibiendo el premio, actualmente de 12.5 bitcoins, aproximadamente cada 10 minutos, por lo que hay un fuerte incentivo para arrojar tanta potencia de procesadores (y por lo tanto electricidad) en minería. O, como escribió Alex Hern de The Guardian, es “una competencia para desperdiciar la mayor cantidad de electricidad posible haciendo procesos aritméticos por billones de veces por segundo”. Cuando Bitcoin surgió en 2009, había pocas computadoras, pocas transacciones y un precio de USD$2 por moneda, por lo que la minería era algo que se podía hacer en la computadora de la casa. Ahora, con una capitalización global del mercado de más de USD$100 mil millones, exige un hardware especializado llamado Minero de Circuitos Integrados Específicos de Aplicación y las operaciones mineras ahora usan decenas de miles de estas cajas hambrientas de energía repletas en grandes almacenes para extraer más criptomonedas. Y a medida que los cálculos necesarios para verificar las transacciones se vuelven más difíciles, la concesión de monedas aumenta. Alrededor de 16,5 millones de bitcoins han sido extraídos de un tope teórico de alrededor de 21 millones, que no serán alcanzados hasta 2040 a la velocidad actual de minería. La mayor parte de la minería bitcoin del mundo ocurre en China, donde los mineros tienen acceso a abundante electricidad barata (y a menudo de fuentes no renobables). El Gobierno de China ahora está comenzando a tomar medidas enérgicas contra el comercio de bitcoins, principalmente para aplacar las turbulencias financieras y no tanto preocupados por el impacto ambiental. “Las innovaciones pseudo-financieras que no tienen ninguna relación con la economía real no deberían ser respaldadas por el Estado”, escribió en un memorando el vicegobernador del Banco Popular de China, Pan Gongsheng. Algunos mineros chinos ahora están explorando sitios en Canadá para que sus operaciones mineras aprovechen la energía hidroeléctrica barata, lo que tendría el beneficio adicional de reducir la huella de carbono de sus operaciones. Entonces, ¿por qué las personas siguen minando bitcoin incluso cuando se vuelve más difícil de obtener y su precio está a la baja? Fácil, porque sigue siendo rentable. En un correo electrónico, Vries explicó que la minería genera alrededor de $ 6,3 mil millones al año en ingresos a las tasas actuales, pero cuesta aproximadamente $ 2,3 mil millones para ejecutarse. Eso significa que el precio de Bitcoin puede caer a la mitad y la minería seguirá siendo una propuesta rentable. El extraordinario aumento de los precios de Bitcoin en los últimos meses ha avanzado mucho más que la cantidad de computadoras disponibles para extraer la moneda digital. Eso significa que aún se están construyendo computadoras más especializadas para la minería, pero llevará meses instalar el suficiente hardware para alcanzar la demanda. Como resultado, el consumo de electricidad de Bitcoin podría aumentar hasta 120 teravatios por hora hasta el fin de año, casi tanto como Noruega. “Incluso con el precio de hoy, el consumo de energía podría triplicarse para el próximo año”, escribió Vries. “Todavía es muy rentable seguir produciendo más máquinas y seguir minando”. La versión original en inglés escrita por Umair Irian se publicó en VOX.

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.