Criptoeconomía: conceptos para principiantes, parte I

0

El desarrollador de Ethereum, Vlad Zamfir define a la criptoeconomía como una disciplina formal que estudia los protocolos que gobiernan la producción, distribución y consumo de bienes y servicios en una economía digital distribuida, enfocándose en el diseño y caracterización de estos protocolos.

La tecnología de cadena de bloques –blockchain– se desarrolla siguiendo los principios establecidos por la criptoeconomía. Empecemos a desglosar este asunto.

La criptoeconomía proviene de dos palabras: criptografía y economía. Se suele olvidar o subestimar el rol que juega la economía dentro de este sistema, a pesar de que, precisamente, es la que confiere a la cadena de bloques sus características y capacidades únicas.

Sigue este enlace para aprender acerca de la naturaleza de la cadena de bloques. La cadena de bloques no fue la primera en emplear un sistema descentralizado de igual a igual o “peer-to-peer” (P2P, por sus siglas en inglés), anteriormente, lo había hecho el protocolo BitTorrent sin mucho éxito.

¿Por qué no tuvo éxito el protocolo BitTorrent? La esencia de este protocolo es la compartición de archivos digitales en una red descentralizada, es decir, sin que estos se almacenen en un servidor central. La idea era que la gente descargue los archivos y, a su vez, comparta más archivos con la red para que otros los descarguen.

El inconveniente era que este protocolo funcionaba bajo una premisa de honor. Es decir, si un usuario descargaba un archivo, adquiría el compromiso de compartir dicho archivo con otros usuarios. Los humanos no somos del todo honorables, nos cuesta cumplir con los compromisos a cabalidad.

Ante la ausencia de un incentivo económico, era poco probable que alguien destine parte de su disco duro para almacenar archivos con el fin de que otros se los descargue, y con mayor razón, si el riesgo de infectar el equipo con virus y malware era significativo.

Satoshi Nakamoto y la tecnología blockchain

En octubre de 2008, un total desconocido que usaba el seudónimo de Satoshi Nakomoto, lanzó un libro blanco o “white paper” que sentaría las bases de Bitcoin. Por primera vez, se contaba con un modelo funcional para un medio de pago digital. La forma en que esta propuesta difería de los sistemas descentralizados cliente-cliente anteriores era que los usuarios tenían un incentivo económico para seguir las reglas y cumplir con lo acordado.

Propiedades criptoeconómicas de Bitcoin
  1. Se basa en la tecnología blockchain donde cada bloque contiene el “hash” del bloque anterior y forma una cadena continua.
  2. Cada bloque incluye transacciones.
  3. Los bloques tendrán un estado particular que está sujeto a cambios según las transacciones. Por ejemplo, si Juan tiene 5 BTC y quiere enviar 2 BTC a Lorena, entonces el nuevo estado debería reflejar que Juan tiene 3 BTC restantes, y que Lorena tiene 2 BTC “nuevos”.
  4. La cadena de bloques debe ser inmutable. Se establece la posibilidad de agregar bloques nuevos, ordenados cronológicamente, pero con la condición de que los bloques existentes no pueden ser manipulados.
  5. Se debe permitir solo transacciones válidas.
  6. La cadena de bloques debe ser pública y descargable para que cualquier persona pueda acceder y verificar fácilmente una transacción en particular.
  7. Las transacciones se registran en la cadena de bloques si el usuario paga una tarifa o cuota.

Los pilares de la criptoeconomía

Volviendo al tema de la criptoeconomía, esta se encuentra edificada sobre dos pilares fundamentales:

Pilar 1 | Criptografía

La tecnología blockchain usa funciones criptográficas para sus operaciones. Veamos algunos de los procesos principales que ejecuta una cadena de bloques:

  • Hashing
  • Firmas digitales
  • Prueba de Trabajo (PoW)
  • Pruebas de Cero Conocimiento (ZKP)
Hashing

En términos simples, “hashing” significa tomar una cadena de datos de entrada de cualquier longitud y producir una salida de datos de una longitud fija. Bitcoin usa el algoritmo criptográfico SHA 256 –256 Bit Secure Hash Algorithm– para tomar una cadena de entrada de cualquier longitud y dar como resultado un hash de salida de 256 bits. Por ejemplo:

  • Datos de entrada: Juan Francisco
  • Datos de salida: 179670184EC43060244B1906B8732032496D0DDDB14344E35D47B1C2B7839231

Mi nombre fue codificado con el algoritmo SHA 256 que usa Bitcoin.

Funciones hash criptográficas

Una función hash criptográfica tiene las siguientes propiedades:

  • Determinística: una entrada A siempre tendrá la misma salida h(A) sin importar cuántas veces se la analice mediante la misma función “hash”.
  • Cálculo rápido: una función debe devolver un “hash” de una entrada lo más rápido posible.
  • Resistencia a la reversión: Dado h(A) que es una salida de una función “hash”, no es factible determinar la entrada A.
  • Resistencia de colisión: Dadas dos entradas A y B y sus salidas “hash” h(A) y h(B), no debería ser factible para h(A) = h(B).
  • Pequeños cambios: modificaciones mínimas en la entrada dan como resultado una función “hash” de salida totalmente diferente.

Las funciones hash criptográficas son de gran ayuda para garantizar la seguridad de la cadena de bloques y de la minería.

¿Quieres seguir aprendiendo sobre la criptoeconomía? Pues bien, te invito a que leas la segunda parte de esta guía en la que hablaremos sobre las firmas digitales y su aplicación, Pruebas de Trabajo, Pruebas de Cero Conocimiento y, para finalizar, una brevísima reseña acerca de la economía de las criptomonedas.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.