El estado de la minería en las criptomonedas, parte II

0

Lea la primera sección del presente artículo brinda una breve introducción y explica sobre la resistencia de los ASIC y la resistencia a la bifurcación dura. La segunda sección hablará de los ASIC secretos de Monero, otros ASIC secretos, la exposición y la agilidad del fabricante.

Los ASIC secretos de Monero

Hace unos meses, se expuso públicamente que se habían desarrollado ASIC en secreto para minar Monero. Mis fuentes dicen que minaron en secreto con estos ASIC desde el comienzo de 2017 y estuvieron casi un año completo sin ser descubiertos. El retorno de inversión de esos ASIC fue enorme y le otorgó al grupo más que suficiente dinero para tratar de nuevo con otras monedas resistentes a ASIC.

Se estima que los ASIC secretos conformaron más del 50% de la tasa de hash de Monero por casi un año antes de ser descubiertos. Durante ese tiempo, nadie se percató. Durante ese tiempo, una enorme fracción de la emisión de Monero estuvo centralizada en las manos de un pequeño grupo y un ataque del 51% hubiera podido ocurrir en cualquier momento.

Parece que la bifurcación dura de Monero fue exitosa para inhabilitar a los ASIC. No creo que los diseñadores de estos ASIC hayan intentado integrar flexibilidad a sus chips. No obstante, ahora que Monero ha anunciado un cambio bianual de la prueba de trabajo, quizá creen una nueva ronda de ASIC secretos con más flexibilidad. La recompensa del bloque de Monero es tan alta que incluso si es que un ASIC solo tiene 30% de posibilidad de sobrevivir a un hardfork, es más que justificable alcanzar un ASIC resistente a hardfork.

Tengo la fuerte sospecha se construirán otros ASIC secretos construidos para minar Monera, y que éstos serán más conservadores y flexibles, intentando superar las bifurcaciones que Moreno ejecuta cada seis meses.

Otros ASIC secretos

Hemos escuchado muchos rumores de otros ASIC secretos. Si bien la gente que tiene ASIC secretos tiende a no hablar demasiado de ellos, hasta marzo de 2018, hemos oído rumores de ASIC secretos especialmente para equihash y ethash, y luego para muchas otras monedas pequeñas que no tienen ASIC minando en ellas todavía. Creemos que en total tres grupos diferentes estaban minando activamente en Zcash con diferentes ASIC antes de que Bitmainsacará al mercado su Z9.

Sabemos de granjas de minería que están dispuestas a pagar millones de dólares por tener acceso exclusivo a los diseños ASIC para criptomonedas específicas. Incluso las criptomonedas de bajo ranking tienen el potencial de hacer millones de dólares para alguien que utiliza ASIC de manera exclusiva. Como resultado, una industria informal clandestina se ha construido alrededor de la minería secreta.

La gran cantidad de secretismo significa que está desconectada de la demás industria minera y que funciona en su mayoría a partir de rumores y alianzas o relaciones previas. A pesar de eso, no deja de ser una industria muy lucrativa, incluso cuando acontecimientos como el hardfork de Vertcoin ocurren. Los retrocesos que tiene la minería secreta son minimizados por los enormes retornos de los éxitos.

En este punto, es posible asumir que todas las criptomonedas con una recompensa de bloque mayor a USD$20 millones en el año pasado tienen al menos un grupo de ASIC secretos minando en ellas en este momento −o lo tendrán en los próximos meses−.

El modo más fácil de detectarlo son los retornos de los GPU. Sin embargo, mientras más ASIC se infiltran en cada moneda del mercado, los retornos de los GPU dejarán de ser una forma confiable de medir. No habrá una moneda minada sólo con GPU para ser usada como línea base, al menos no una lo suficientemente grande para sostener todas las granjas masivas de GPU que existen.

El juego de ASIC se ha tornado en un juego tan avanzado por todo el dinero que hay sobre la mesa. Incluso las monedas pequeñas pueden valer decenas de millones de dólares, que es más que suficiente para justificar una operación de alto riesgo.

La exposición del fabricante

Los fabricantes que venden ASIC al público, como Bitmain, tienden a estar menos expuestos a acontecimientos, como las bifurcaciones, en comparación a los consumidores. Usando a Sia como ejemplo, calculamos que a Bitmain le costó menos USD$10 millones sacar el A3 al mercado. En menos de 8 minutos del anuncio, Bitmain ya había hecho más de USD$20 millones en ventas por un hardware que les costó USD$10 millones en diseñar y producir. Antes de que ninguno de los mineros generara ningún retorno para sus clientes, Bitmain había recuperado su inversión inicial.

En este caso, un hardfork no le hace daño a Bitmain. Bitmain saca provecho de Sia y no hay nada que los desarrolladores puedan hacer al respecto. Parece que ese también fue el caso para los mineros de Monero que Bitmain anunció. Bitmain ni siquiera llegó a anunciar abiertamente sobre los mineros cuando Monero anunció su bifurcación, e incluso así parece que vendieron suficientes aparatos obsoletos a sus clientes para recuperar sus costos y sacar una provechosa ganancia.

El juego de la minería está bastante inclinado a favor de los fabricantes. Ellos tienen el control sobre la producción del hardware, la oferta. Ellos conocen mejor que nadie el estado de la industria. La capacidad de ganancia para un minero depende en gran parte de variables que el fabricante controla sin ninguna obligación de compartir esa información con nadie.

A Halong, por ejemplo, les vimos liquidar un lote de tamaño desconocido de sus mineros para Decred en USD$10.000. Luego de eso, se observó que más del 50% de las recompensas de la minería se colectaron en una sola dirección que estaba asociada con Halong. Es decir, ellos mismos se quedaron con la mayoría de la tasa de hash y ganancias.

Nuestra investigación sobre los equipos de minería sugiere fuertemente que los costos de producción del equipo son menores a USD$1.000. Por lo tanto, quien sea que haya pagado USD$10.000 pagó una ganancia enorme al fabricante, dándoles los recursos para fabricar nueve unidades más. Más allá de eso, el comprador no tiene idea de cuántos artefactos fueron vendidos ni qué dificultades se pueden presentar una vez que reciba los equipos. El fabricante sí sabe si el comprador será capaz de generar ganancias o no, pero el comprador no. El comprador confía plenamente en el fabricante.

Si una criptomoneda como Sia tiene una ganancia por bloque de USD$10 millones al mes y se espera que un lote de mineros tenga una expectativa de vida de USD$120 millones, es lógico asumir que una compañía recaude USD$120 millones al construir mineros. Pero los fabricantes tienen la habilidad para ganar mucho más que eso.

En el caso del A3 de Bitmain, un pequeño lote de mineros se vendió al público en un tiempo de envío muy corto, menos de 10 días. Poco tiempo después, empezaron a circular videos de YouTube de personas que compraron los mineros y estaban ganando legítimamente USD$800 diarios. Esto generó gran interés por los A3, permitiendo a Bitmain crear un lote 2 muy exitoso.

Si bien no sabemos cuántas unidades de A3 se vendieron, podemos sospechar que el margen de ganancia que obtuvieron con el segundo lote es mucho mayor al potencial de recompensa de bloque que tenían para minar las unidades A3. Es decir, que Bitmain vendió más de USD$100 millones en equipos de minería, sabiendo que las ganancias posibles no eran tan grandes para que sus clientes recuperaran su inversión, incluso asumiendo que no tuvieran que pagar por electricidad. Y esta no fue la primera vez, hicieron algo parecido con los mineros de Dash. Nosotros lo llamamos “inundar” (flooding) y es otro ejemplo de la peligrosa asimetría que existe entre los fabricantes y los consumidores.

Al final, los fabricantes de mineros de criptomonedas están vendiendo máquinas para imprimir dinero. Una entidad que maximiza sus ganancias y está bien fundada sólo va a vender máquinas para imprimir dinero por más dinero del que espera que esa máquina sea capaz de imprimir. El comprador debe entender por qué el fabricante le está vendiendo la unidad en lugar de quedarse con ella.

Hay pocas razones por las que tendría sentido que un fabricante venda su máquina para imprimir dinero en lugar de quedársela. La primera es el capital –fabricar es un proceso costoso con muchos tiempos muertos–. Si el fabricante no tiene los recursos para construir sus propias unidades, tiene sentido que las venda y use el dinero de las ventas para la producción. Todo se reduce al fabricante vendiendo ganancias futuras para tener ganancias en el presente, que es una transacción muy común en el mundo financiero.

Otra razón para que el fabricante venda su máquina de hacer dinero en lugar de ponerla en acción puede encontrarse en los costos de electricidad para hacerlas funcionar. Si el fabricante sólo puede conseguir un precio por la electricidad, entonces quizá haya alguien más que pueda conseguir mejores precios de electricidad o mejores centros de información que esté dispuesto a comprar las unidades a un precio que es mayor al que el fabricante los valora. La mayoría de los fabricantes, sin embargo, tienen acceso a buenos contratos de electricidad y, a menos que tengan un contrato con electricidad gratis o estén manejando una operación de última tecnología, es poco probable que los cosumidores sea más eficiente que los fabricantes.

Y, finalmente, el fabricante puede tener otras razones por las que quiere dinero rápido en lugar de hacer una inversión a largo plazo en los hardware. Pero es muy probable que este no sea el caso con criptomonedas, porque la vida útil de los mineros tiende a ser menor a dos años y para un negocio ese no es un tiempo largo para esperar por retornos.

La agilidad del fabricante

En el mundo tradicional de desarrollo de chips, suele tardarse alrededor de dos años entre el lanzamiento de un nuevo desarrollo y que éste llegue al mercado. En el caso de los mineros que hemos construido para Sia y Decred, parece que nos tomará 13 meses en total desde el lanzamiento del proyecto hasta la entrega del producto. Si tuviéramos que hacer lo mismo de nuevo, pienso que podríamos hacerlo en alrededor de nueve meses.

Gran parte del tiempo se usa en la asignación completa de ruta a la medida del chip. Existe un proceso mucho más rápido de desarrollo llamado place-and-route que reduce en alrededor de tres meses el tiempo de desarrollo de un chip, pero produce chips que son entre 2 a 5 veces más lentos que uno hecho completamente a la medida. Creemos que si hubiéramos usado un diseño place-and-route, hubiéramos podido tener la distribución de nuestro producto en cerca de 6 meses.

Creemos que le tomo más o menos 5 meses a Bitmain crear su A3 y que Halong se demoró 9 meses en su B52. Nuestra sospecha es que ambos se hicieron usando el método place-and-route, especialmente considerando su bajo desempeño.

Esas son las líneas de tiempo para crear un chip desde cero. Si la meta es anticiparse a la bifurcación, las líneas de tiempo son mucho menores. Si de antemano se sabe que se va a tener que rediseñar el chip, hay varios atajos que se puede tomar para aminorar el tiempo necesario para que el chip llegue al mercado.

Cambiar el diseño para ajustarse a un pequeño cambio toma mucho menos tiempo que empezar desde cero. Un buen equipo con una arquitectura base bien planeada podría probablemente completar el diseño en no más de dos semanas. Partiendo de ahí, con un buen equipo, se puede llegar a un nuevo lote de chips en más o menos 40 días. Luego se deben empacar los chips, lo que tomará una semana más, y deberán ser enviados al fabricante para ensamblaje. Finalmente, se debe llevar las unidades a los centros de información y empezar la minería.

Si se tuviera todas las obleas, partes y todo reservado con tiempo, creemos que se puede actualizar un chip para adaptarse a un hardfork y estar activo minando el nuevo algoritmo hash en cerca de 70 días, al menos en teoría. En la práctica, Bitmain necesitaría alrededor de 3 o 4 meses para adaptar un chip a un hardfork y si no reservaron las obleas con anticipación entonces serían 4 o 5 meses. Cualquier compañía que no sea Bitmain puede aumentar entre 30-60 días a estos números.

Continúa con la lectura en la tercera sección, donde se hablará de las economías de escala, el juego sucio de algunos fabricantes, la poca importancia del chip por sí solo, el dominio de Bitmain y una esperanzadora conclusión.

David Vorick, autor de este artículo, es el desarrollador en jefe de Sia, una plataforma de blockchain basada en la nube. Hace más o menos un año, Vorick y algunos miembros del equipo de Sia empezaron Obelisk, una compañía de producción de Circuitos Integrados de Aplicación Específica (ASIC) para criptomonedas. Los primeros ASIC saldrán al mercado en alrededor de 8 semanas. Este artículo recopila el camino que Vorick y su equipo experimentó con Obelisk, el cual les otorgó un gran entendimiento sobre el mundo de la minería en las criptomonedas.

La versión original en inglés se publicó en Sia Blog. Las imágenes fueron tomadas del artículo original. 

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Daniel Hidrobo en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.