Blockchain y la teoría de juegos, parte I

Sobre la función de la teoría de juegos en las estructuras de mercado

0
Es indiscutible que la cadena de bloques –blockchain– y las criptomonedas forman parte de los inventos más importantes en lo que va del siglo XXI. En una serie de seis artículos vamos a explorar uno de los fundamentos que sustentan su existencia: la teoría de juegos. ¿Qué es lo que hace que la tecnología de la cadena de bloques constituya un gran avance tecnológico? ¿Cómo se aplica la teoría de juegos a la cadena de bloques y a las criptodivisas? En el mundo real, el dinero de las personas se almacena en una ubicación centralizada, es decir, en el banco o en cualquier otro tipo de institución financiera destinada para esos fines. La gran falla de este modelo es que el usuario pierde el control absoluto de su dinero, ya que lo cede en custodia al banco. Esos recursos pueden verse seriamente comprometidos por diversas razones, por ejemplo, si el banco es asaltado, se declara en quiebra o si el gobierno ordena la confiscación de los fondos depositados –como ha ocurrido en Ecuador, Argentina y seguramente en otros países–. Blockchain resuelve esta falla al ofrecer al usuario una forma distribuida y libre de corrupción de almacenar su dinero. Esto se logra gracias a la implementación de la criptografía y de la teoría de juegos.

¿Qué es la estructura de mercado?

Antes de avanzar con el concepto de la teoría de juegos, debemos analizar algunos conceptos básicos relacionados con la organización y las características fundamentales de cualquier mercado –lugar donde se encuentran la oferta y la demanda de productos y servicios y se determinan los precios–, en otras palabras, la estructura de mercado.  Existen cuatro estructuras de mercado en función del número de participantes o actores, el control de los precios y las barreras de entrada. Estas son:
  • Competencia perfecta
  • Monopolio
  • Competencia monopolística
  • Oligopolio
Competencia perfecta
Es una estructura de mercado en la que cualquiera puede participar. No hay barreras de entrada y los individuos no tienen ningún poder sobre el precio del bien o servicio. Conforme el intervencionismo estatal aumenta en todas las actividades de la sociedad, este tipo de mercado deja de existir. El Estado pone barreras de entrada, ya sea a través de impuestos, aranceles de importación, licencias o permisos de cualquier tipo. En todo caso, para efectos de este texto, vamos a poner un ejemplo. Hablemos de los tomates. Es relativamente fácil para cualquier individuo ingresar al mercado, lo único que tiene que hacer es cultivar tomates, cosecharlos y venderlos. La persona que vendió sus tomates no tiene ningún poder sobre el precio del producto. Si alguien vende un kilo de tomates en 5 dólares, el comprador puede decidir voluntariamente comprarlos a alguien más que vende el kilo en 2 dólares.
Monopolio
Un monopolio es el polo opuesto de la competencia perfecta. Este es un mercado dominado por una sola empresa, ya sea pública o privada. El Estado concede privilegios legales a sí mismo o a una empresa privada con el fin de evitar que alguien más pueda ejercer la misma actividad a través de la imposición de barreras de entrada infranqueables. En muchos países, el ejemplo por excelencia de un mercado monopolístico es la seguridad social estatal de capitalización colectiva.
Competencia monopolística
Este mercado se caracteriza por tener muchos participantes o actores y barreras de entrada muy bajas. Todos ofrecen productos similares, pero no idénticos. Pensemos en las cadenas de restaurantes que venden pollo frito. KFC y Pollo Campero ofrecen el mismo producto, pero con diferencias sutiles. Uno de ellos puede poner un precio ligeramente más alto a su pollo frito en función de ciertos factores como la preferencia del cliente. Sin embargo, si el precio del pollo frito de KFC es demasiado alto, entonces el cliente preferirá comprar el de Pollo Campero. Considerando que es un mercado sin barreras –o con muy pocas–, si es que KFC y Pollo Campero suben drásticamente sus precios, otros jugadores pueden entrar y llevarse los clientes.
Oligopolio
Los oligopolios son mercados que están dominados por pocos participantes y las barreras de entrada son muy altas. Aquí nuevamente suele participar el Estado a través de la imposición de aranceles, impuestos, permisos, licencias, concesiones, etc., que actúan como barreras artificiales de entrada. Uno de los mejores ejemplos de oligopolio, en la gran mayoría de países, son las operadoras de telefonía celular. Este mercado está dominado por dos, tres, cuatro grandes empresas privadas o públicas que ofrecen servicios prácticamente idénticos. Si bien es cierto, las barreras de entrada les confieren cierto control sobre los precios de sus servicios, en realidad, no tienen mucho espacio de maniobra. Si uno de los operadores decide elevar sus tarifas, sus clientes optarán por cambiarse de operador. Al ser pocos los participantes, estos pueden llegar a acuerdos por “debajo de la mesa” para aumentar o disminuir los precios de sus servicios. Esta actividad es conocida con el nombre de “colusión” y es considerada como un delito en muchos países. Aquí cabe la siguiente pregunta: ¿cómo una empresa oligopólica puede obtener una cierta ventaja sobre sus competidores? Teniendo en cuenta que el precio no es un factor determinante, estas empresas se ven obligadas a recurrir al marketing y a la publicidad, cambiando la apariencia y el estilo de sus productos –diferenciándolos– y anunciando sus bondades y ventajas respecto a su competencia. La publicidad es una de las maneras más efectivas de mostrar cualidades únicas de los productos y de presentar nuevos productos. Sin embargo, se presenta un nuevo problema, el consumidor está siendo constantemente bombardeado por miles de anuncios. ¿Cuántos de los anuncios mira en realidad? ¿Cuántos de ellos realmente recuerda? Para responder estas preguntas, los estrategas de marketing y publicidad deben tomar decisiones basándose en las acciones que tomarán sus competidores –entre otros artilugios–. Para lograr aumentar las probabilidades de éxito, tendrán que poner en práctica la teoría de juegos. Te invito a continuar con la segunda parte de este ensayo donde profundizaremos en la teoría de juegos y hablaremos también del equilibrio de Cournot y Nash, modelo de la teoría de juegos que hace posible el funcionamiento de la cadena de bloques.

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.