Las ICO más y menos rentables

0
En el artículo anterior conversamos sobre los conceptos básicos de una ICO, sus orígenes, cómo funciona y cuáles son las etapas que deben seguir sus creadores para desarrollar una ICO con éxito. Esta vez, seguiremos conversando sobre esta interesante alternativa de inversión en el mundo blockchain.

Tipos de ICO

Básicamente, existen dos tipos diferentes de ICO:
  1. ICO de criptodivisas
  2. ICO de proyecto
ICO de criptodivisas
Una ICO de divisas ocurre cuando los desarrolladores crean un nuevo sistema de criptodivisas. Los desarrolladores emiten y entregan tokens que se convierten en nuevas criptomonedas a cambio, generalmente, de bitcoin o ether. La razón primordial por la cual las personas se sienten atraídas por estas ICO son las oportunidades de inversión. Uno de los mejores ejemplos de este tipo de ICO es el ICO de ethereum. A finales de 2013, un joven programador canadiense llamado Vitalik Buterin que trabajaba como desarrollador de bitcoin se sintió frustrado, ya que se dio cuenta que la tecnología blockchain tenía más potencial que ser un simple sistema monetario. Su visión era hacer una forma alternativa de internet. Esta visión fue ethereum, una plataforma donde las personas no solo podrán utilizar una nueva forma de moneda –ether–, sino que también podrán crear y desarrollar contratos inteligentes, aplicaciones descentralizadas (DAPPs) y organizaciones descentralizadas autónomas (DAO, por sus siglas en inglés). La ICO de ethereum tuvo una duración de 42 días –entre julio y agosto de 2014– y recaudó más de 18 millones de dólares. En aquel entonces fue el mayor crowdfunding de la historia. Los primeros inversionistas tuvieron un fabuloso ROI, para cada BTC que se invertía se obtenía 2.000 ETH a cambio. El lector puede hacer un cálculo rápido para estimar el valor presente en dólares de esta inversión.

ICO de proyectos

En las ICO de proyectos emiten “tokens de trabajo”. El inversionista al comprar estos tokens adquiere ciertos derechos y votos dentro del proyecto. Uno de los ejemplos más famosos y, por consiguiente, infames de este tipo de ICO es The DAO. The DAO era un fondo de capital de riesgo descentralizado que se utilizaría para financiar proyectos futuros realizados en la plataforma de ethereum. ¿Cómo funcionaba? El usuario invertía ethers y recibía a cambio unos tokens llamados Dao. A través de estos tokens, sus propietarios pasaban a formar parte de la comunidad DAO. Supongamos que Juan quisiera crear un proyecto financiado por The DAO. Él lo presentaría a la comunidad, y los poseedores del token Dao votarían por la aceptación del proyecto. Si éste era aceptado, obtendría los fondos necesarios de The DAO para su ejecución. The DAO fue una idea revolucionaria que recibió mucha atención de la prensa, atrayendo a muchos inversionistas tanto experimentados como novatos. Este ICO pasó a la historia como uno de los más grandes, recaudó 150 millones de dólares equivalentes en ether. Fue entonces cuando se produjo el hackeo de The DAO, sustrayéndose 50 millones de dólares en ether. Este ataque ocasionó la bifurcación dura –hard fork– de ethereum, dando origen a ethereum classic. No todas son malas noticias. Existen grandes proyectos de ICO como Augur que es un sistema de predicción descentralizado. Brave es otro gran proyecto, un navegador web basado en ethereum que paga a los usuarios por ver publicidad. Tezos es una plataforma de gobernanza y contratos inteligentes que utiliza Proof of Stake (PoS) como algoritmo de consenso. Ésta se ha convertido en una de las ICO más grandes de todos los tiempos al recaudar 200 millones de dólares.

Pros y contras de las ICO

Pros de las ICO
  • Brinda oportunidades de financiamiento a proyectos prometedores con grandes propuestas de valor. Ethereum y ether –la segunda criptomoneda en capitalización después de bitcoin– existen gracias a una ICO.
  • Por el momento, la participación en una ICO es sumamente sencilla. En muchas jurisdicciones, no se debe pedir autorización a nadie para crear una ICO ni para invertir en ella. La burocracia aún está alejada de este entorno.
  • Da a los creadores del proyecto la oportunidad de construir una comunidad en torno a sus proyectos. Tener una comunidad saludable proporciona credibilidad y una base de usuarios.
  • Acceso temprano a tokens potencialmente valiosos: algunos tokens tienen el potencial de convertirse en criptomonedas verdaderamente valiosas.
  • Incentivo para la innovación: el éxito rotundo de varios ICO ha promovido enormemente la innovación y el desarrollo de nuevos proyectos con importantes propuestas de valor.
Contras de las ICO
  • Debido a que aún las ICO carecen de regulaciones en muchas de las jurisdicciones, se han convertido en una manera muy sencilla para fraudes y estafas. Los malhechores simplemente pueden crear un libro blanco falso, empezar a recaudar fondos y desaparecer de la faz de la tierra.
  • Algunos desarrolladores omiten deliberadamente ciertos detalles importantes de sus informes para que sus proyectos se vean más atractivos de lo que realmente son.
  • Se prestan para la especulación. El ejemplo más clásico es el de la ICO de BAT que duró solamente 24 segundos, recaudaron 35 millones de dólares, pero mucha gente quedó fuera. ¡El 25% de los tokens fueron comprados por una sola persona!
  • Existe el riesgo de ataques como el efectuado a The DAO –mencionado previamente–, en los que se roban considerables cantidades de dinero. La gran cantidad de transacciones durante una ICO puede hacer que la cadena de bloques sufra una saturación.
  • Es probable que sea complicado almacenar los nuevos tokens creados ante la ausencia de billeteras seguras y confiables. En el caso de tokens creados en ethereum, este no es un gran problema, estos pueden ser almacenados en MyEtherWallet, popular cartera de ether.
  • Debido al aumento considerable de fraudes y estafas realizadas a través de supuestas ICO, varios gobiernos han empezado a regularlas muy estrictamente. Por una parte, las regulaciones pretenden proteger al consumidor, pero por otra, usualmente matan la innovación.

Las ICO más y menos rentables de acuerdo al ROI

Según Bitcoin Market Journal, estas son las cinco ICO más rentables que existen: Nxt, Iota, Ethereum, Neo y Stratis. Por otro lado, de acuerdo a The Merkle, estas son las ICO menos rentables: Cryptonetix, CoinDash, Paragon y BitJob. Es necesario comentar que, en cualquier caso, una ICO es una inversión peligrosa. Tal vez, es mucho más riesgosa que las inversiones en bolsa, Forex, futuros, mercancías o cualquier otro instrumento que cotiza en los diferentes mercados. Del mismo modo que es posible ganar cuantiosas sumas de dinero, también se puede perder absolutamente todo lo invertido. Esto queda a cuenta y riesgo del inversionista, no hay a quién reclamar… Según Fortune.com el porcentaje de fracaso de las ICO en 2017 fue de casi el 60%. En términos monetarios, se traduce en una pérdida de 233 millones de dólares. Para terminar, las ICO van a continuar siendo parte fundamental del mundo blockchain. No se puede subestimar el impacto que han tenido en cuanto a la posibilidad que están dando para financiar fácilmente proyectos realmente innovadores y disruptivos. Dicho esto, no hay duda de que las ICO pueden ser una alternativa de inversión muy interesante que puede generar importantes retornos en un futuro. Sin embargo, en la mayoría de los casos, aún es muy temprano para conocer los resultados. En cuanto a si decides invertir en una ICO, es vital actuar responsablemente –dejando de lado la avaricia–. Estudia con profundidad el libro blanco e investiga los perfiles del equipo creador y desarrollador del proyecto.

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.