Conceptos básicos de una ICO, invertir o no invertir

0

Existen muchos nuevos términos asociados con el mundo de las criptodivisas que se ha hecho relativamente popular en los últimos cuatro o cinco años. Es probable que hoy mucha gente tenga una idea básica de lo que es una cadena de bloques –blockchain– y bitcoin, la principal criptomoneda.

Últimamente, un término en particular ha ganando atención por parte del público ávido de conocer más sobre esta apasionante mundo. Dicho término es ICO (Initial Coin Offerings, en inglés) u Oferta Inicial de Criptomonedas, en nuestro idioma. Las ICO han sido llamadas desde “revolucionarias” hasta “pirámides financieras Ponzi”.

Ahora que ya conoces la importancia de leer un “white paper” o libro blanco antes de invertir en una criptomoneda o ICO, te invito a explorar con más detalle estas últimas.

Los orígenes

En el mundo real, en la mayoría de los países, las empresas tienen a su disposición una interesante fuente de financiamiento. Acuden a los inversionistas ángeles o capitalistas de riesgo, eso sí, a cambio de la cesión de un porcentaje determinado de las participaciones de su empresa a los inversionistas.

Por otra parte, los accionistas de las empresas que quieren obtener capital sin la necesidad de ceder parte de sus participaciones, se ven obligadas a hacerse públicas. La forma en que las empresas hacen esto es mediante la celebración de una “IPO” (Initial Public Offering, en inglés) u Oferta Pública Inicial, en español.

En una IPO, una empresa privada coloca sus acciones a la venta en una bolsa de valores para que el público en general pueda adquirirlas.

Inicialmente, las acciones suelen ser muy baratas y, si la compañía es exitosa, existe la posibilidad de que sus acciones se disparen a precios exorbitantes. Todos hemos escuchado historias de gente común y corriente que se ha hecho multimillonaria gracias a esas 500 acciones de Google, Facebook o Apple que fueron compradas muy baratas y, al cabo de algunos años, fueron vendidas muy caras. Precisamente, la máxima de todo inversionista que se respeta es “comprar barato y vender caro”.

¿Qué pasaría si se usa el mismo concepto de las IPO en un entorno donde están desarrollándose empresas basadas en blockchain?

Esto es lo que dio origen al concepto de ICO. Las ICO son bastante similares a las IPO, pero tienen dos diferencias fundamentales:

  1. Una ICO es descentralizada, es decir, no depende de una autoridad que le permita funcionar. Sin embargo, en muchas jurisdicciones, las ICO ya están reguladas.
  2. Una ICO carece de la tediosa burocracia que interviene en el establecimiento de una IPO, especialmente, en lugares donde aún no están reguladas.

En una Oferta Pública Inicial (IPO), los inversionistas obtienen acciones de la compañía a cambio de su aporte de capital. Ahora bien, ¿qué es lo que una compañía basada en blockchain entrega a los inversionistas?

Para eso, fue necesario inventar lo que en el mundo de la cadena de bloques es el equivalente a una acción. Es así como surgió el concepto de “token”, –ficha, vale, bono, en español–.

¿Qué es un token?

Una ICO es una mezcla de una oferta pública inicial y un “crowd funding”. Cuando tienes interés en un proyecto basado en blockchain, la forma en que participas como inversionista es enviando una determinada cantidad de dinero al equipo de trabajo que está desarrollando dicho proyecto.

Generalmente, tu aporte se deposita en bitcoin o ether. A cambio, obtienes la cantidad equivalente a tu depósito en los tokens creados por el proyecto. Se espera que obtengas rentabilidad por la revalorización de los tokens a través del tiempo.

Los tokens, en su debido momento, pueden ser intercambiados por bitcoin o monedas fiduciarias en casas de cambio electrónicas como Poloniex, Bittrex, Binance, Bitfinex y otras.

Ethereum es el protocolo por excelencia para crear nuevas criptomonedas o tokens. Como es lógico, se requiere de avanzados conocimientos informáticos para poder desarrollar un proyecto de esta envergadura.

¿Cómo funciona una ICO?

Las ICO han sido llamadas “la nueva fiebre del oro”. El número de millonarios que han creado las ICO en el transcurso de los últimos años es asombroso.

¿Qué tienen las ICO que han atraído a los inversionistas?

Actualmente, las ICO son las “estrellas de rock” del mundo de las inversiones. Son los genios salvajes e indómitos que usan jean y una camiseta rasgada, que vive entre un grupo de hombres de negocios presumidos y vestidos de traje. Hay algo extremadamente seductor en este concepto.

Pensar que cualquiera con una buena idea de un proyecto basado en blockhain puede obtener respaldo financiero masivo de una comunidad, sin atascarse con la política o la burocracia interminable, es fabuloso. Las ICO han permitido que las inversiones ya no solo estén al alcance de los millonarios, cualquier persona puede empezar invirtiendo una pequeña cantidad y generar rentabilidad expresada en flujos de caja futuros.

Etapas de una ICO
  1. Los desarrolladores anuncian la intención de crear una propuesta de valor basada en blockchain. La primera impresión es muy importante.
  2. El equipo de trabajo del proyecto crea un libro blanco o “white paper” que es un documento relativamente corto –escrito usualmente en lenguaje técnico y académico– empleado para vender la idea a posibles inversionistas.
  3. Luego, los creadores del proyecto distribuyen el libro blanco entre los miembros más destacados de la comunidad blockchain con el objetivo de obtener su apoyo. Obtener este respaldo es fundamental, ya que es aquí donde obtendrán la credibilidad necesaria para llevar adelante el proyecto.
  4. El siguiente paso es la creación de tokens los cuales van a ser intercambiados por bitcoin o ether. Los desarrolladores deberán decidir el monto total de emisión de los tokens creados, así como su precio, el cual, por lo general es muy económico al inicio de la ICO.
    Establecer un límite en el número de tokens emitidos es fundamental, puesto que, de acuerdo con la ley de oferta y  demanda, el precio del token aumentaría a través del tiempo debido a su escasez.
  5. Los creadores del proyecto deberán decidir el plazo de duración de la ICO –venta de los tokens–, así como el monto máximo de dinero a ser recaudado.
  6. El último paso es la elección de la plataforma en la que se publicitará la ICO. Estás son los equivalentes blockchain de Indiegogo o Kickstarter. Existen una serie de plataformas que facilitan este proceso:

A continuación, una representación gráfica básica del funcionamiento de una ICO.

Te invito a seguir leyendo la continuación de este artículo en el que hablaremos acerca de los diferentes tipos de ICO, sus pros y contras, y las más y menos rentables.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.