Breve historia del dinero, parte 1

0

Para comprender a cabalidad el fenómeno de bitcoin, en particular, y el de las criptomonedas, primero es necesario entender qué es el dinero. El dinero per se no es ni bueno ni malo, no es más que una herramienta neutral utilizada a diario por todos nosotros.

Sin embargo, muy pocas personas poseen un verdadero conocimiento de lo que realmente es, a tal punto que una de las figuras religiosas más importantes del mundo ha dicho erróneamente que el dinero es el estiércol del diablo, muy a pesar de que la institución a la que representa es propietaria de bancos y durante siglos cobró impuestos a los ciudadanos para llenar sus arcas.

¿Así que piensas que el dinero es el origen de todo mal?
¿Te has preguntado alguna vez cuál es el origen de todo el dinero?
– Ayn Rand

Bitcoin es la sexta innovación del dinero

En una serie de tres artículos, empezando por el presente, vamos a hablar de cada una de las seis innovaciones del dinero que han ocurrido a través de la historia de la humanidad. Es un tema fascinante y extenso, por lo que haré un esfuerzo para exponerlo de la manera más breve posible, si me faltan detalles importantes, pido disculpas de antemano.

En la historia del dinero han existido seis cambios o avances fundamentales:

  1. Trueque
  2. Abstracción de valor –conchas, piedras, granos, plumas, ganado, sal, tabaco–
  3. Metales preciosos –oro, plata, cobre, bronce–
  4. Dinero de papel
  5. Dinero plástico
  6. Dinero digital

El dinero es un lenguaje

El dinero es un lenguaje, una abstracción. Es un lenguaje que utilizamos para comunicar e intercambiar valor entre nosotros. Usamos el dinero para realizar transacciones económicas, pero también para crear lazos, relaciones, sociedades, organizaciones.

El concepto del uso del dinero no pertenece exclusivamente al humano, se ha observado tanto en la naturaleza como en laboratorio que chimpancés, orangutanes, gorilas, delfines y cuervos utilizan formas precarias de dinero –piedras, herramientas hechas de roca o madera, alimentos preciados– para establecer intercambios con sus congéneres y con individuos de otras especies.

Con la invención de bitcoin se puede separar el concepto del dinero de la idea del estado-nación como emisor monetario soberano. Hemos evolucionado de la moneda basada en instituciones a la moneda basada en redes informáticas.

El monopolio de la emisión monetaria terminó el 3 de enero de 2009 a las 18:15 GMT con el minado del “genesis block” de bitcoin.

Ahora bien, después de este preámbulo, empecemos desde el principio…

¿Cuál es el origen del dinero?

Carl Menger, célebre economista austríaco (1840-1921), en su famoso artículo El origen del dinero, publicado en 1892, comienza preguntándose porqué algunas mercancías, aparentemente insignificantes por sí mismas, se transforman en medios de cambio generalmente aceptados. Cómo era posible que, una persona, una vez que satisfacía su necesidad de un bien particular, seguía demandándolo en exceso de esa necesidad; es decir, lo demandaba para intercambiar.

La primera teoría que analiza Menger es la que sostenían los filósofos griegos Aristóteles y Platón, que designaba a la autoridad vigente como la creadora del dinero. Menger se pregunta: si eso es cierto, ¿cómo es posible que no haya en ningún lado un monumento histórico recordando tan importante suceso? y asumiendo que la autoridad definió que el oro iba a ser el dinero comúnmente aceptado por las personas, ¿cómo hizo para definir al oro por sobre las demás mercancías que podían ser elegibles como dinero?

Como respuesta, el austríaco formula la teoría de la liquidez de los bienes. Retrocedamos hasta el tiempo en el que la gente intercambiaba bienes haciendo trueque. En esta situación, un individuo A que quería un bien X, debía encontrar a un sujeto B que tuviera en su poder el bien X, y que estuviera dispuesto a intercambiarlo por un bien Y que A tuviera en su poder y estuviera, a su vez, dispuesto a ofrecer a cambio.

Adicionalmente, era probable que A y B nunca se conocieran. Si este evento no sucedía, obviamente el comercio entre estas dos personas simplemente no iba a ocurrir. Para solucionar este problema, era necesario que algo surgiera. Finalmente, ese algo que surgió, no lo hizo por el mandato de una ley sancionada por una autoridad, sino por la naturaleza misma de las cosas: los grados de liquidez.

¿Y qué es la liquidez?

Según explica Menger, la liquidez proviene de la diferencia entre los dos precios que tienen todas las mercancías, el precio solicitado –al que se quiere vender una mercancía– y el precio ofrecido –el que se está dispuesto a pagar por la mercancía–. Entonces, la liquidez está dada por la diferencia entre estos dos precios. Si la diferencia es pequeña, eso quiere decir que el comprador de una mercancía podrá deshacerse de ella a un precio que le signifique un sacrificio menor en comparación con otro comprador que compre y venda una mercancía con una diferencia mayor entre precio solicitado y precio ofrecido.

Mientras menor sea la diferencia entre el precio solicitado y el precio ofrecido, mayor será la liquidez de la mercancía. Un bien será más líquido cuanto más fácil sea deshacerse de él con la menor pérdida posible. Esto quiere decir que la mercancía que se venda con la menor pérdida será la más líquida.

Es así como los bienes más líquidos del mercado en un determinado momento histórico –la sal, el tabaco, el oro, la plata– van transformándose en medios de cambio generalmente aceptados. Este fenómeno no surge por decreto de alguna autoridad. Tampoco es producto de una convención, sino que aparece espontáneamente cuando algunos individuos –persiguiendo sus intereses propios– mejoraron su situación particular, y otros –con el mismo interés de superarse– los fueron imitando.

Menger refuerza la idea de que los individuos –al perseguir su interés personal en la búsqueda de mejorar su comercio– acudieron a estas mercaderías más líquidas y dieron origen a los metales preciosos como medios de intercambio generalmente aceptados.

Ahora bien, una vez que he explicado de la manera más rápida y simple una de las teorías del origen del dinero –la cual me parece que es la más plausible–, voy a continuar con las características, funciones y las tres primeras innovaciones del dinero.

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Juan Francisco Bolaños en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.