La criptomoneda ya te ha hecho rico. Simplemente nunca te habías dado cuenta.

0

Cuando tus carteras están muy pesadas y no has revisado tu portafolio en varios días, cuando tu cuenta ha sido liquidada y ese ICO en el que invertiste tu ether se ha silenciado. Cuando los reguladores están poniendo en marcha la retórica y lo único que hay en el ambiente es miedo, incertidumbre y duda, cuando todo conspiran en contra tuya, es fácil desanimarse y olvidarse de las muchas maneras en las que  ya te has enriquecido por formar parte del ecosistema criptomonedas.

Considera lo siguiente

Las criptomonedas ya te ha enriquecido, pero no has notado: pueden ser un arma de doble filo, dando con una mano y quitando con la otra. En un momento ella te lleva a toda prisa a la cima de la montaña rusa con el corazón en la boca y tu portafollio en la mano. Al siguiente, ella te sumerge en lo más profundo de los saltos, ahogando tus ganancias y borrando toda esperanza.

En esos puntos bajos, es fácil sentirse abatido. Te prometieron la luna y la dejaron en la cuneta, con las burlas de sus compañeros de trabajo y tu esposa o esposo todavía reprochándote en tus oídos. Invertiste cuando se suponía que debías, compraste el complemento y tuviste la sensatez de evitar Bitconnect. Incluso leíste el todo el libro blanco de las ICOs que compraste y ¿qué tienes que mostrar? NADA. Tal vez solo estabas destinado a permanecer pobre o simplemente no entendiste lo que significa ser cripto rico.

La escuela más difícil del mundo

¿Quién te enseñó todo sobre el método de autenticación 2FA después de años de una seguridad operacional descuidada? Las criptomonedas lo hicieron.

¿Quién te dio una comprensión fundamental de la economía de la escuela austríaca y la capacidad de detectar la caída de precios de las divisas en 100 pasos? Las criptomonedas lo hicieron.

¿Quién te revivió la pasión de aprender que no la habías experimentado desde que estabas en el jardín de infantes? ¿Quién te enseñó que la única persona en esta vida en la que puedes confiar es en ti mismo, y que solo a través del control de tus datos, tu educación y tu vocación puedes controlar tu destino? Sí, de nuevo, las criptomonedas lo hicieron.

Este gráfico no refleja la tendencia del bitcoin, sino la de tu conocimiento al incorporarte al criptomundo.

Te incorporas por las altísimas ganancias, te quedas por el conocimiento esotérico

Piensa en la primera vez que descubriste la criptografía, ya sea el año pasado, en 2013 o desde el principio. Ahora piensa en cómo eras antes y la versión de ti ahora. Es posible que se sienta como dos personas diferentes.

Si el criptouniverso te ha cautivado, como lo hace con tantos que caen en su reino, es probable que el tú de hoy sea más inteligente y más inclinado a cuestionar todo. Una intención autodidacta por andar por la vida decidido, en lugar de dejarla resbalar entre tus dedos.

Las criptomonedas ya te ha enriquecido, pero no has notado: seguro habrán cambios en el camino. Tal vez te has convertido en ese tipo que siempre saca el bitcoin en las fiestas. O esa chica que ahora tiene cripto trader en todas sus biografías sociales.

Puede que descubras que tienes menos en común con tus viejos amigos, quienes después de un par de tequilas son propensos a embarcarse en vociferaciones sobre la bajeza de Asicboost y el por qué Bram Cohen es probablemente Satoshi. No es garantía que bitcoin te haga una mejor persona, pero es casi seguro que te has vuelto más sabio y más autodeterminista.

Como dice el refrán, dale criptomonedas a un hombre y lo alimentas por un día. Enséñale sobre criptomonedas a un hombre y lo alimentarás de por vida.

No todas las riquezas se pueden medir en ceros

La verdad es que podrías alejarte de todo esto mañana y el ecosistema de criptomonedas ya te habría preparado de por vida. No necesariamente desde el punto de vista financiero, pero en todos los demás aspectos, estás mejor equipado que nunca, para cualquier cosa que el mundo te pueda ofrecer.

Ni siquiera un ataque del 51% o algun hackeo del mercado de intercambios puede cambiar eso. Las computadoras cuánticas pueden explotar cada clave privada y quemar toda esta revolución de criptomonedas hasta el suelo y emergerás digitalmente más pobre pero inestimablemente más rico.

Resulta que la característica principal de bitcoin, por ejemplo, no es blockchain o la descentralización, es el conocimiento. Claro, tu cerebro por sí solo no pagará las facturas, pero las habilidades que hayas adquirido en el criptomundo y que seguirás adquiriendo por cada día que te quedes, te beneficiarán más de lo que cualquier alza de precios podría jamás.

Las criptomonedas ya te han hecho rico, simplemente nunca te habías dado cuenta: descubrirlas te ha dado una nueva sed de conocimiento. 

La versión original en inglés fue publicada en Bitcoin.com

¿Te gustó el artículo? ¡Puedes apoyar a Héctor Ruilova en Patreon!

Deje un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.